loading...

jueves

Adiós a mi Pequeña Dama


Desde antes de conocer a tu padre ya te soñaba, dándote todo lo que yo nunca tuve, y queriéndote mucho, esperando de ti lo mismo porque así es usualmente, y no digo que seas mala, sólo que tus errores son como una cortada hecha con un machete oxidado, del cual por no tocarme nada vital no me mata pero poco a poco eso se me va a caer porque la infección de tu desdén y frivolidad se extiende rápido, pues tu eres mi propia sangre y me está aniquilando esta manía mía de que por ti debo desvivirme sin reproches ni lamentos. 

Que alegría fue tenerte mi pequeña dama, aún recuerdo cuando les quitabas los juguetes a tu primito y te burlabas de los demás con ese aire segregacionista que no sé de dónde heredaste y que no pude curar ya que hasta a mí me lo aplicabas.
ELEPHONE P7000 5.5 FHD MTK6752 Octa-Core Android 5.0 4G Phone
ELEPHONE P7000 5.5" FHD MTK6752 Octa-Core Android 5.0 4G Phone
$229.99
Todos los años te elegían la reina de las fiestas de la cuadra, sea por aniversarios o carnaval, y tratabas con desmanes a los que llamabas tus “súbditos”; pero comenzaste a sufrir, y yo contigo, por verte así cuando te diste cuenta que no crecías a la par de las demás muchachas, te pasmaste en ese tu actual y permanente pequeño tamaño, eso acrecentó tu reconcomio con todas las personas, por eso me prometí a mi misma no descansar hasta darte gusto para que pudieras sobrepasar esa etapa. 

Han pasado los años, tienes rato de haber cumplido la mayoría de edad y todavía te sigo mimando para que aceptes al mundo tal y como es y no como tu lo pienses, aunque a final de cuentas, siempre haces lo que te viene en gana, siendo peor cada vez el trato para con los demás e igualmente para conmigo.

¿Y qué no decir de tu gran amor?. Él llegó a tu vida montado en su desnutrido corcel que se robaba de un terreno público, trayendo siempre consigo relinchos a mis oídos, tanto del caballo, como los de los vecinos que me reclamaban a mi las micciones y deposiciones (miadas y cagadas) que hacía el equino en frente de sus casas. 

Cuando yo no estaba, él comía, bebía, dormía, agarraba la ropa de mi esposo y la vendía para seguir en su vagancia, yo no sabía nada, y ¿qué iba a saber? Tú no me decías nada, pues él no te dejaba y si lo hacías, no vacilaba en estamparte en la pared a punta de matracazos, y que tu les perdonabas por tu loco amor y no te importaba la frecuencia de éstos, cosa que es culpa mía, pues si yo de pequeña te hubiese dado tus bien merecidas palizas, le hubieses tomado fobia a los golpes y te harías respetar, aún con tu minúsculo tamaño.

Gracias a la Virgen, ese bicho se fue, y ahora me dices que trabajas y sabes cual es el valor del esfuerzo y ganarse las cosas por motu propio, aunque no me des nada para el gasto, puesto necesitas comprar tus fruslerías para hacer el papel de rica, yo no me quejo, puesto que entre las cosas que no me das están las preocupaciones, más ahora que te dejé sola por tu lado y comencé a vivir mi vida aparte, ya que ahora tienes una amistad que es igual a ti, con la cual uniste fuerzas para ser la misma guapa y apoyada, pues tú y ella dicen que son agradables pues les agrada la forma de ser la una de la otra, llamado efecto espejo, mejorando tus técnicas de vilipendio y desdén hacia los demás, aparte de que ella te consiguió ese empleo del cual no me hablas, para el cual te pules mucho y sales sólo después que suena tu celular, dices “una hora 2600 en el punto de referencia”, “somos una catira y una morena clara”, palabras más, palabras menos y si asientes sales con o sin ella y regresas tarde en la noche y extenuada, creo que estás vendiendo algo, aunque no sé que es pues no tienes mercancía en casa.
Spring/Autumn Casual Purity Patchwork Coats Fashion
Spring/Autumn Casual Purity Patchwork Coats Fashion
$9.29
Pero, por dentro, sigues siendo una pobre con cara bonita y corazón de madera, comido por el jején, y ahora me veo en el deber de sentirme libre de esa carga caprichosa dejándote a tus anchas, y no soy mala madre, pero loca no te voy a servir y no es justo que termine mis días en el manicomio en el que no me visitarás de seguro pues te rayaría la imagen, por que tu te crees la Reina de Java del lugar, es mejor dejarte entendiendo sola, a ver si por lo menos creces como persona, o te sucede lo que predijo tu padre y que ahora me toca refrendar: ¡Que te coma un burro, y que te remate un elefante!

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...

...