Tuiteame éste

miércoles

100 vergüenzas que debes vivir antes de morir (de @ReubenMorales)

Reuben Morales
Estos típicos listados de “100 cosas que debes hacer antes de morir”, siempre son de cosas bonitas, enriquecedoras y sublimes… hasta hoy. Es hora de recopilar las 100 vergüenzas a vivir antes de morir.

En primer lugar, se encuentra leer un libro de autoayuda en un sitio público. Un metro o el bus son idóneos para esta vergüenza. Por un lado, dicho lector piensa que proyecta a otros sus ansias de crecer y ser mejor persona, pero quienes lo vemos desde afuera, solo pensamos una cosa: “¿qué clase de sombras y demonios tendrá este ser? ¿Será que si le pregunto la hora me saldrá con una patada y luego se disculpará y me deseará mucha luz para mi vida?” Leer libros de autoayuda es como hacer número dos. Se hace en privado para luego salir al mundo renovado y con nuevos guáramos.

Hay una vergüenza asociada a espectáculos. Se da cuando uno está en una sala de teatro, viendo una obra o un orador, y de repente algo dicho en tarima nos lleva a aplaudir enardecidamente. El detalle es que somos el único aplauso. Lamentablemente, el show pasa a ser uno.

En el ámbito familiar existe una vergüenza que se transmite de generación en generación: “el talento de mi hijo”. Esta vergüenza reluce cuando hay una reunión en casa y uno de los padres, orgullosos de algún talento del hijo, comienza:
-        Alberto, saca el órgano y toca tus canciones.
-        No, mamá… es que estoy cansado.
-        Anda, que tu tío no te ha escuchado. Y mira que él vino de Estados Unidos por unos días.
-        Ahora más tarde…
      Te crees zafado de ese yugo cuando escuchas el argumento demoledor: “¿Ni siquiera porque es mi cumpleaños?”. Ahora eres el peor hijo del mundo. No te queda sino acceder. Te llenas de valor y presencias la antesala. Tu mamá quita la música y anuncia: “¡Atención!... ¡Por favor!... Les voy a pedir se acerquen porque Alberto nos va a dar un concierto de órgano”. Alberto se sienta a tocar, más rojo que Alemán en Punta Cana, y da un recital en medio de un auditorio agridulce: algunos aplauden porque en verdad les gustó, otros para que la madre no crea que botó los reales, otros porque disfrutaron morbosamente del escarnio público y otros no aplauden porque gracias a Alberto debieron interrumpir un chisme por la mitad.

Otra vergüenza muy sabrosa es la de verse obligado a cantar y a bailar una canción de plan vacacional. Los padres solemos ser víctimas de esto cuando llegamos a una piñata y nos encontramos con esa temible figura: el recreador. Este ser, como sabe que tu hijo no coordina ni habla bien, te arrastra a la dinámica y arranca con una actitud exageradamente alegre y su voz de Cartoon Network a 500 decibeles:
-        ¡Vamos padres! ¡No les dé pena! ¡A soltarse! ¡Ustedes repiten lo que yo cante! ¿Ok?
-        Seeeh…
-        ¡Ay, como que no desayunaron hoy!... ¿¡OOOOOK!?
-        ¡¡Sííííí!! –grita uno con rabia.
-        ¡Vamos!... ¡Todos conmigo!... ¡Era una patilla gorda, gorda, gorda!... ¡Que quería ser la única fruta del mundo!… ¡Sua, sua y aprendió a nadar!… ¡Vamos!… ¡A nadar como la patilla!


Una vergüenza relacionada a la escritura tiene que ver con prometer una lista de 100 casos y presentar solo 4. Obvio, me refiero a otros artículos, pues éste es parte de un ejercicio participativo en donde usted debe completar las otras 95 vergüenzas con anécdotas propias. Sí… sé que son 96 las restantes, pero es que una de esas vergüenzas ya la tenemos detectada usted y yo. Es la de quejarse del país y no ir a votar el 6 de diciembre.

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...