Tuiteame éste

miércoles

Carta para Separarse de la Esposa (de @OtrovaGomasREAL)

Ante la desesperada situación de los millares de personas que cada día amanecen con deseos de terminar sus relaciones con los demás y no tienen palabras para hacerlo, aquí presentamos varios modelos de misivas de ruptura, las cuales cada quien puede adaptar según sus propias necesidades, teniendo sólo el cuidado de conservar los tres elementos fundamentales de género epistolar: la amabilidad, la brevedad y la precisión.

CARTA PARA SEPARARSE DE LA ESPOSA
Sra.
Rosa de Fernalio.
Charallavito Abajo.
De mi ex-consideración:
Luego de 35 años de matrimonio resistiendo sus histerias e impertinencias, tengo a bien participarle que ya me harté del infierno en que se había vuelto mi vida y he decidido dejarla por otra. A los fines que puedan interesarle le informo que se trata de un bomboncito, que no sólo es mucho más joven sino más bella e inteligente que la susodicha, y con la cual, aunque usted no lo crea, me siento de mil maravillas.

En todo caso y dando al César lo que es del César, le agradezco los dos o tres gestos amables que tuvo hacia mi persona durante los siete lustros del martirio, y para que no diga usted que la abandoné así de un solo golpe, le estoy dejando junto con esta carta mi último lote de ropa sucia completo, para que una vez lavada y planchada tenga a bien dejármela en la conserjería.
Para suavizar nuestra ruptura e impedir los traumas emocionales típicos del divorcio, le iré dejando pequeños lotes de ropa sucia semanalmente, pero al final de mes sólo me limitaré a dejarle las medias y los interiores.

Tal como se lo dije el día en que me lanzó encima el último plato de la vajilla, le reitero que no tenemos bienes comunes, porque ante el desproporcionado aumento del precio de la cerveza me vi obligado a beberme hasta el último centavo de nuestros ahorros. Para cualquier cosa, así como para la redacción de los documentos finales necesarios para mi liberación, le agradezco entenderse directamente con mis abogados.
Ya no tuyo,

Alberto Fernalio.
PD: Mientras dura el proceso de la separación mucho le sabría agradecer no ponerle cloro a los cuellos de las camisas, dele con la mano.

Autor: Jaime Ballestas - Otrova Gomas

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...