Tuiteame éste

viernes

Primo - Hermano

Uno se ve más cerca de esos países árabes o africanos donde la gente se junta con quien le da la gana para cualquier clase de perversidades que para ellos es algo sano y normal, como sí Macondo fuera el mundo.

Esto ocurre en Caña de Azúcar, Venezuela, una de las urbanizaciones más grandes de sudamérica y aún así, puede considerarse perdida. Esta familia, donde el padre y la madre no pudieron contener la libertad de libertinaje de sus hijos, el hijo murió de un infarto luego de meterse todo lo que halló por la nariz y con jeringas, teniendo 5 hijas con la misma que lo abandonó luego que se percató que hay quinta mala, sin haber trabajado nunca y viviendo a oscuras, no con ésto haciendo alusión a que era negro.

Sus 3 hermanas decidieron pues, enamorarse del mismo hombre que frecuentaba a la mayor, entonces la segunda, cuando la primera quedó embarazada, le pareció chévere hacer que éste la embarazara y así lo hizo, luego de también haber preñado a la menor. Las 3 hermanas, muy indignadas entre sí, dejaron de hablarse por un tiempo pero al sujeto no le reprochaban. Algo tenían él escondido para amansarlas y ya suponemos qué era, por lo visto.

Ahora los 2 niños y la niña nacidos de eas juntas, andan sin padre, con las madres desoladas por extrañar aquello del padre y con sus padres haciendo de mecenas de los niños mientras ellas ven qué hacen con su vida de ahora en adelante, porque están seguras que las pueden empeorar.

Esos 3 niños sí son primos - hermanos de verdad, no como esos que quieren a un primo como a un hermano y usan esa definición para quererse más y pedirse más dinero o hacer parrillas. Se podrán presentar ante sus amiguitos como gusten y aunque les digan mentirosos por decir que son una cosa un día y otra al otro día, finalmente en ambas tienen la razón y serán enaltecidos por ello.

Y al despertar o al acostarse, dicen, "bendición tía, bendición tía, bendición mamá, ¿saben cuándo volverá papá?".

No vayan a decir que yo se los conté. Pueden lavarse los ojos con agua bendita.

No hay comentarios.:

Entradas populares