Artículo dedicado a toda la gente que no tiene

Sí, hay demasiada gente que no tiene. Y no sólo dinero, aunque vengan los influencer que no se bañan ni estudiaron pero los sobornan a decir que estamos bien por las meras apariencias.

Hay otra gente que no tiene cosas y de verdad las necesita, sólo que no parece querer gastar ni invertir en ellos. Vean este amplio listado y asócienlo a algún momento de su vida, notarán que conocen a gente que no tiene alguna de estas cosas:

gente que no tiene

Gente que no tiene

Médicos que no tienen estetoscopio ni tensiómetro en su consultorio particular

Ingenieros que no tienen teodolito.

Ciclistas que no tienen su bomba de aire ni parcho para sus cauchos.

Abogados que no tienen oficina.

Contadores que nunca tienen un libro de actas nuevo a mano.

Carpinteros, albañiles y pintores que no tienen sus propias herramientas y piden prestadas las del cliente o no hacen el trabajo.

Panaderos que no tienen pan caliente a ninguna hora.

Escritores que no tienen inspiración y se agarran la de otros.

Choferes que no tienen carro propio y gustan de abusar del que le prestan.

Cocineros que no tienen sus propios utensilios.

Electricistas que no tienen pinzas ni teipe.

Bomberos, policías y militares que no tienen gusto para la ropa de civil.

Granjeros que no tienen su conuco.

Jardineros que ni la bolsa para echar la basura cargan.

Nutricionistas que no tienen control sobre su propio peso.

Desarrolladores web que no tienen una página personal decente para mostrar sus servicios.

Oftalmólogos que no tienen paciencia con quien se manda a hacer los lentes en otro lado menos costoso que con su optometrista socio.

Diseñadores gráficos que no tienen las agallas de sincerar el precio de su trabajo y se molestan porque la gente se va con la Inteligencia Articial (IA).

Psicólogos y Psiquiatras que no tienen piedad con los precios, haciéndose que la gente se vuela loca para pagarles.

Odontólogos que no tienen una silla cómoda y cobran completo; y sí la tienen, te cobran más por el derecho a la silla.

Maestras de educación especial que no tienen apoyo de la comunidad y deben sacar solas a sus ángeles.

Logopeda que no tienen tacto para corregir a los demás (en especial a los que dicen haiga, a la final, estábanos).

Economistas que no tienen criterio para proponer planes rudos pero eficaces para salir de la crisis porque son politiqueros.

Especialista en E-commerce que tienen la creencia de que son mejores que los demás por lo que ganan.

Periodistas que no tienen agallas de defender su título y se dejan humillar por políticos o reguetoneros.

Músicos que no tienen sus propios instrumentos, pero sí tienen pena de tocar en las calles. Salvo algunos que sí tienen esferas y agallas para ganarse los aplausos y el dinero.

Veterinarios que no tienen miedo a sobrefacturar cualquier servicio.

Ingenieros que no tienen empleo, pero les da vergüenza hacer algo que no sea de ingeniería.

Asesores financieros que tienen más deudas que los asesorados.

Jueces y Alguaciles y Fiscales que no tienen piedad ni pena para pedir regalitos para obtener la libertad.

Fisioterapeutas y Quiroprácticos que no tienen su propia mesa de masajes.

Administrador de empresas que no tiene qué administrar.

Politólogo que no tiene ni una idea buena para el país, haciendo dudar si la carrera realmente sirve.

Desarrollador de videojuegos que no tienen mejor ideas que juegos donde hay que estar saltando y girando en mapas incómodos buscando el “Elixir de Mistacor y la Espada de Korosochamba”.

Enfermeras que no tienen tensiómetro ni zapatos blancos.

Directores de museos que no tienen museos qué dirigir.

Trabajadores sociales que no tienen quien les cuide cuando deben atender a alguien allá arriba en la punta de ese cerro.

Historiadores que no tienen agallas para desmentir las manipulaciones a la historia.

Notarios que no tienen otra frase que no sea “¿Cuánto hay pa’ eso?”.

Licenciado en recursos humanos que no tienen otra metodología de contratación que solicitar completa y total adoración a ellos y por la foto del currículo.

Fotógrafos que no tienen cámaras propias o profesionales.

Compositores musicales que no tiene cosas buenas qué componer sino reguetón para medio comer.

Arquitectos que no tienen sus lápices de grafito especiales, mucho menos AutoCAD.

Especialistas en turismo que no tienen ni un contacto con un transporte bueno para organizar viajes.

Entrenadores que no tienen un plan y de tenerlo, los despiden porque los jugadores no soportan la disciplina.

Pedagogos que no tienen miedo de decir haiga frente a sus alumnos.

¿Conocen ustedes gente que no tiene algo en cualquier profesión u oficio, como por ejemplo yo que no tengo qué hacer e hice esto y usted que no tiene otra cosa qué hacer y lo leyó hasta el final?

@Humoristech 

¿Por qué no Funciona tu Web?

No es que quiera hablar mal de ti, pero si no funciona tu web, es por culpa tuya.

¿Qué culpa tenemos los visitantes que no le pongas amor a esa página y te quejes, si estás haciendo lo mismo que te hizo tu ex a ti?

¿Acaso tenemos culpa quienes queremos colaborarte leyendo, descargando, cliqueando los enlaces y demás ofertas notorias en tu tanda de propaganda como de televisión, de que no le eches ganas a los contenidos?

¡Ah, pero como llorar es más fácil y echarle la culpa a los visitantes, al algoritmo de Google y a los vendedores de comida sin higiene que hay en La India, en vez de hacer un mea culpa y acomodar tu sitio!

Te hemos sugerido que visites a Paginas Web Bogota para que te den asesoría en el diseño y programación y así lo que ofreces y lo que describes tenga coherencia y además ya Google deje de hacerte el Fó (única monosílaba que se acentúa, para bien expresar lo que es tu sitio web), pero no, prefieres la necedad de echarte a morir en un teatro burdo a ver si con lástima el sitio se recompone.

¡No, este no es el cuento del viejito zapatero al cual los duendecillos le acomodaron los zapatos y le salvaron de la irresponsabilidad!, ¡Este es el Barrio Chino!

Acá debes echarle pichón para que sea un lugar que provoque visitar siempre y comprarte las cosas que ofreces o realizar las descargas especiales que ofrece. Llorando y echándole al abandono no funciona tu web.

Si descuidas a un sitio rentable, no quiero imaginar cómo descuidarás a un amor. Con razón te dejaron, pinche seco.

por qué no funciona tu web
 

No funciona tu web porque…

En primer lugar, por el mayor problema que acongoja y manca a tu sitio: Tú. ¡Hazte una limpia, usa talismanes, haz Feng Shui o un exorcismo aunque sea barato!

Lo demás es que tu página web tiene la personalidad de un perico, que es puro repetir pero no proponer.

Los colores incluso parecen a esas señoras que para enrojecerse las mejillas se las pellizcan o se echan onoto. La tipografía que usas, ni las maestras de Preescolar las permiten (Comics Sans para un sitio informativo y de ventas).

Las imágenes, se parecen a las que toman los vigilantes a los platillos voladores o fantasmas con sus celulares de cámara VGA, todo difuso y creando más dudas (en especial la duda de ¿Por qué vi esto?

No funciona tu web, porque es más lenta que la atención en la línea de emergencias 911. Y a veces le mete al emo o a participante en una secta, porque se cuelga.

Es tan gris tu sitio que no aparece en el buscador de Google. Y ya con eso es seguro que no funciona tu página web. Es que el contenido parece que lo haces pensando en “que no me lean, que no me vean, que no me hallen”, como esas oraciones de protección para que los ladrones y gente envidiosa no te echen mal de ojo.

Los títulos parece que los hace el mismo que los redacta para las películas en España. Y el contenido sigue la misma tónica.

De los link de descarga no sé qué es peor, que se rompan y no lleguen a parte alguna o que pasan por un montón de acortadores que en vez de acortar, alargan la agonía de estar conectado en tu sitio. Y cuando por fin llegan al producto o no lo hay o el precio es distinto.

La suerte que tuviste que te aceptaran en la empresa de publicidad más famosa del mundo y que no nombro porque me está rodeando y luego a mí sí me sanciona en vez de hacerlo contigo, la conseguiste en buena lid, pero ya la convertiste en mala suerte, porque no llegas ni a números negativos en recaudación por mes. Claro está que si no funciona tu web, menos puedes merecer que te paguen, eso sólo funciona siendo político con cargo.

Te cuento que no funciona tu web tampoco en dispositivos móviles. De hecho el teléfono prefiere quedar con la pantalla en blanco y pide que metan su batería en arroz para ver sí puede recuperarse del ahogo que le da al navegar por tu sitio web.

En fin, te sugiero de corazón e hígado que te busques una asesoría, para que recomponga el sitio web de nombre feo y dominio peor, para que dejes la chilladera de que no funciona tu web y que estás dando pérdida con ella.

Este lugar virtual es democrático y da cabida a todos para que se expresen libremente. Pero sí no tienes nada qué expresar o expresas cualquier barrabasada, mira, lo mejor es que nunca estés libre.

Humoristech

Si Yo Fuera Diputado

si yo fuera diputado

Si yo fuera diputado, ministro, gobernador, alcalde o concejal…no, concejal no, esos no se saben qué hacen, pues bueno, de serlo, de seguro sería muy repudiado por algunos y querido por demasiados bastantes muchos. Y eso, me gustaría.

Es que con el hábito natural de decir la verdad, pondría en mala situación a los “colegas” diputados, que no ven ello como un tabú, sino como un pecado.

Si yo fuera diputado y se me “acercasen amablemente” algunos otros diputados de cualquier bancada, a conminarme por las buenas malas a que respalde un proyecto, si el mismo no beneficia en total sino en preferente, de seguro sería amenazado constantemente.

El que no tenga miedo a lo que me puedan hacer, así como los míos y lo mío, se las pondría difícil y de allí, me atacarían.

Si yo fuera diputado no sería gobierno ni oposición, tampoco pueblo. Sería un ciudadano, de esos que cumplen sus deberes y exige que se cumplan sus derechos; algo que todo político de carrera detesta que sea la mayoría, salvo el “ciudadano Presidente, ciudadano ministro o el ciudadano detenido”.

Las normas del buen oyente y el buen hablante terminarían incomodando a la mayoría, que transforma el parlamentar en una gallera de machos y/o hembras alfa. No puedo perder esas normas de educación que me enseñaron en la escuela y en mi casa, en especial cuando las sesiones de la asamblea nacional las ven niños y adolescentes.

Cada intervención que tenga, no sería para ocuparla en contestar lo que otros dijeron, sino para aportar a lo que sí hayan propuesto y además, proponer. Me están pagando un salario, no debería ir a desperdiciarlo.

Además, dicho salario lo usaría para costear decentemente mi vida y ayudar al prójimo. Sí, a ese que se te acerca a pedirte comida, resolviéndole instantáneamente. Pero también para comprar artículos de barbería, mecánica, carpintería, bricolaje o electricidad. Que las personas tengan los implementos para su propio negocio. Eso sí es rendir el dinero.

Si yo fuera diputado, diría cuánto cobro, cómo me traslado, qué compro y cómo veo la realidad de la calle. Quitaría esa opacidad y subida de pedestal con la que se visten muchos por la inmunidad parlamentaria, sin recordar de dónde vienen y lo orilleros que son muchos. Incluso en mi chabacanería, recuerdo mis orígenes y por qué me postulé a ese cargo.

En cada entrevista de televisión buscará el nivel de balance que se aleja de la lambisconería y/o parcialidad. Lo que funcione, se ayuda y lo que no, se dice. Eso quizá crearía la matriz de opinión de que soy de ambos bandos, pero sé por mis convicciones, que si beneficia a las mayorías, es algo que sirve. Sólo hay que decirlo y apoyarlo sin mucho alabarlo, porque lo alabado, sale como ya sabemos.

Si yo fuera diputado, se me vería bostezando en las sesiones aburridas, y atento en las valiosas. Una manera de termómetro social del valor de lo que se propone o del orden del día lleno de peroratas y alabanzas al barro en los zapatos que retrasan las soluciones nacionales.

Por eso es que no puedo optar a una diputación, porque las actitudes correctas parece que perjudican a la mayoría de legisladores y entonces pasa uno a ser el malo, por hacer lo correcto.

Si viese las condiciones, me lanzaría a ello o a una asociación de vecinos o como le llamen ahora. Todo menos a concejal, no quiero ser invisible y sin aportes, aunque me paguen un salario injusto, porque todos esos funcionarios, cobran demasiado + viáticos.

También me alegraría ver a alguno que me emule el sentir y el pensar. Pero es que es tan difícil porque rompe las líneas partidistas y los outsiders, son vistos como escollos por quienes no piensan en lo que significa la balanza de la justicia, para todos.

Argenis Serrano - @Humoristech 


 

Consejos de Marketing Que Nadie Te Ha Dicho Porque Nunca Haces Caso

A la gente no le gusta hacer caso a lo bueno, sino a aquello que les parece fácil y bonito, porque eso sí es digno de engañarles. Me he cansado de darles consejos de marketing a las personas en varios blogs y son más los que no le hacen caso.

 

Incluso con la ayuda de la más famosa Agencia Marketing Digital Bogota hemos mostrado planes estratégicos de mercadeo y hay quienes no les han hecho caso y no avanzan en el negocio físico o virtual, quejándose de su mala suerte y enviándole malas vibras a los muchos que sí nos han hecho caso.

 

Entonces, como la psicología a la inversa es un apoyo que funciona para seducir a aquellos que sólo escuchan lo que quieren y no lo que deben, voy a dar éstos consejos de marketing al revés a ver si así les embona.

 

Les sugiero copiar y pegar a esos amigos necios que hacen lo que quieren con su estrategia de marketing, misma que les tiene con pelusa en el bolsillo y llorando como un pelador de cebollas.

consejos de marketing
 

Consejos de marketing (al revés)

Nunca identifiques las palabras clave adecuadas para tu público objetivo y tu sector.

 

Descuida las redes sociales, ignora los comentarios, publica contenido irrelevante o insensible y compra seguidores falsos. Así como hacen las estrellas de cine y televisión o deportistas, tú eres igual a ellos.

 

Ni te ocupes de medir los resultados de tus campañas, no ajustes tu estrategia según los datos que obtengas. Haz siempre lo mismo, eso te está ayudando matador.

 

No debes ocuparte de conocer a tu buyer persona, lánzate con todo para todos, porque todos somos iguales. Sí, ajá, eso es.

 

En vez de segmentar tu mercado, haz un solo amasijo, una pelota de gente y busca llegarles a todos; no personalices tus mensajes según las características y necesidades de cada grupo.

 

Tu propuesta de valor debe ser oscura y confusa, eso te hará destacar de la competencia.

 

La página web no debe estar optimizada, que en vez de atractiva parezca lúgubre y con letra comics sans (muy profesional) y lenta para navegar; eso va a generar confianza y conversión.

 

Utiliza estos consejos de marketing en el email marketing: Envía correos no solicitados, sin asunto, sin llamadas a la acción o sin frecuencia adecuada. Incluso que parezcan hechos con Power Point.

 

No ofrezcas un buen servicio al cliente, ni fidelices a los que ya han comprado tu producto o servicio.

 

Ya luego de haber iniciado y que alguien te haya visto, ¿Para qué innovar, adaptarte a los cambios del mercado y las preferencias de los consumidores?, de hecho, desestima los consejos de marketing que te den al respecto, ya estás en la Internet y nadie te va a sacar.

 

No te gastes creando un plan de marketing, ni establecer objetivos, estrategias o acciones concretas y coherentes. Haz lo que salga de chiripazo, ¡A muchos les ha resultado!, no sé arte ejemplos, pero seguro que tal vez les ha funcionado.

 

El presupuesto es innecesario; tampoco requerirás asignar recursos. Los consejos de marketing son sólo para ganar plata sin invertir ni hacer nada.

 

No tengas un equipo de marketing cualificado, motivado y alineado con la visión de la empresa, como hacen los exitosos. Eres tú contra el mundo, no más. Échale ganas.

 

Evita comunicarte de forma clara y transparente con tu público interno y externo, porque pueden pensar que eres igual a ellos o que haces regalos o descuentos; ni se te ocurra tampoco generar engagement y reputación, mucho menos averiguar qué es engagement y reputación.

 

No aproveches el poder del marketing de contenidos, ni realices contenido de calidad, útil y relevante para tu audiencia. Haz cualquier cosa que se te ocurra.

 

De los consejos de marketing más valiosos que podemos darte, es el que no puedes utilizar el marketing digital o hacerlo de forma eficaz; mejor desaprovecha las ventajas de las herramientas online disponibles, ya que nadie sabe para qué se esmeraron en diseñarlas a favor del mercadeo y la publicidad.

 

No es necesario el que tengas en cuenta el contexto social, cultural y legal de los mercados en los que operas, ni respetar la ética y la responsabilidad social. Tú muévete bajo cuerdas, gana lo que vas a ganar y deja al fisco y a la sociedad cuidándose sola, tú sólo quieres dinero y respeto; es así como se hace.

 

Innecesario hacer un análisis DAFO para conocer tus fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas. Eres perfecto tal como eres, no más lánzate de una sin pensarlo y sin miedo al éxito.

 

Siempre se pierde tiempo haciendo estudio de mercado, tratando de conocer a tu competencia en sus estrategias, precios y sus productos. Evítalo, tú eres único y los demás no importan; visualiza que todos quieren no más contigo.

 

El último de los consejos de marketing que te daré para que logres eso que crees…o quieres: No tengas una imagen corporativa definida, ni una identidad visual coherente y reconocible. Cambia siempre, así como hacen los estafadores o los inestables. Eso a lo mejor te da identidad.

 

Adicional

Si usted no entiende el sarcasmo, espero que no hay leído éstos consejos de marketing, porque seguro que los realiza, se arruina y quiere demandarme por su falta de oxigenación cerebral.

 

Y sí lo entiende, procure hacer lo contrario a los consejos de marketing ya dados y déjese ayudar por una agencia de marketing digital, porque para que las cosas salgan bien, se requiere de personas que las hagan bien.

 

@Humoristech 

En Nuestra Cama

Supe que ella no era la ideal para mí, luego que le dije todo lo que haríamos en nuestra cama. Su cambio de la emoción a la furia en micras de segundo, serían un castigo perpetuo para mí, que quise estar por siempre a su lado. Pero con toxicidades, no.

Les explico. Primero le compré una cama balinesa exterior, ya que se me ocurrió que tuviésemos una cama en la terraza, con vista a la montaña que adornaba a la casa que otrora, compré y que sería nuestro nido de amor.

Esa cama balinesa de la marca BALI BLISS, era una joya artesanal hecha a mano por artesanos; era una pieza única a la medida y a la petición, como esa empresa ofrece a todos sus clientes por igual. Era calidad pura, por su madera maciza y aluminio resistente.

Claro, están hechas para soportar el frío, calor, salitre, lluvia, sol directo o sí alguna ardilla le da por querer roerla. Desde que comenzaron a fabricarlas en Bali, Indonesia, han estado destinadas a ser parte del paisaje y protección de sus usuarios.

En nuestra cama balinesa, encontraríamos el amor puro por ser y estar el uno para el otro. Pero no, se negó rotundamente a todas las cosas que le propuse que hiciéramos en ella desde la primera vez.

Su incomprensible, inadmisible e intratéxica actitud (ni idea de qué es intratéxica, pero necesitaba un adjetivo por la letra i), pues para mí, fue un dolor de una sola vez, que no se repetiría.

Seguro estoy que ustedes me apoyarán al ver todo aquello tan íntimo y atrevido que le dije gozáramos en nuestra cama y por lo cual, explotó su furia y me asustó, alejándome de ella.

Bueno, ella se alejó, la casa y la cama son mías. Paso a comentarles y espero sus comentarios a mí favor.

en nuestra cama
 

En nuestra cama

Quise que pasarnos una buena parte de nuestra vida, durmiendo, soñando, leyendo libros o el celular del otro, ver series, comer, saltar, jugar, hacer guerra de almohadas, cortarnos las uñas. En fin, hacer cosas normales peo sin que fueran aburridas, sino divertidas y locas que nos hicieran reír, sorprendernos o avergonzarnos.

Entre las ideas que tuve a bien mostrarle que hiciéramos en nuestra cama balinesa y que me valieron insultos, arañazos y mandarme a golpear con sus hermanos, estuvieron:

Hacer una fortaleza con almohadas

¿Quién no ha hecho alguna vez una fortaleza de almohadas en la cama? Era la forma de volver a nuestra infancia y sentirnos protegido y acogidos. Le dije que podíamos usar sábanas, edredones, cojines, peluches un paraguas y lo que se le ocurriera para construir el refugio y dentro de él, hacer lo que quisiéramos: leer un libro, jugar a las cartas, contar historias, hacernos cosquillas, limarle los juanetes o simplemente relajarnos, siempre  con cuidado de no derrumbarlo o de que alguien nos atacara por sorpresa.

 

Una guerra de comida en nuestra cama

Pudimos usar cualquier cosa que tuviéramos a mano: café, galletas, chocolate, queso, fruta, helado, etc., lanzándonos la comida el uno al otro y ver quién se manchaba más. Esa forma bonita de liberarnos del estrés, reírnos y disfrutar de los sabores, no le gustó. Quizá porque luego ella tendría que limpiar la cama y la ropa, y quizás también el suelo y las paredes.

Menos mal no ocurrió. Esa violencia que manifestó me hizo intuir que me podría haber lanzado el plato y el tenedor también. Incluso tasajearme con un cucharón.

 

Hacernos sesiones de fotos

Esta era la idea más atrevida para hacer en nuestra cama. Incluso pensé que su malestar sería por ello, pero cuando le dije esto, se puso coqueta y atrevida, no sé por qué cambió de pronto al aplicarle que, como me gusta la fotografía y quería tener recuerdos divertidos con ella en nuestra cama, le sugería hacer una sesión de fotos usando disfraces, accesorios, filtros, luces, poses y expresiones para crear imágenes originales y graciosas de súper héroes, monstruos y personajes históricos para luego compartirlas con nuestros amigos ti. Ese lado creativo y artístico mío, al parecer la avergonzó, porque me dijo, ¡Pensé que serían otras fotos!; no imagino cuáles.

 

Ver maratones de series y películas en nuestra cama

Tan común el ver series o películas de comedia, terror, romance, acción, ciencia ficción, etc. por horas frente a la pantalla, parece que a ella le agotó. ¿Cómo estar con una mujer a la que no le gusta la cama para ver TV? Hubiésemos podido comentar lo que viéramos, reír, llorar, asustarnos o emocionarnos juntos. Y para tener acción (porque tanto tiempo entume), podíamos luego hidratarnos, comer algo y estirar las piernas haciendo calistenia de vez en cuando.

 

Al final le pregunté: Entonces, ¿Qué cosas quieres hacer en la cama?

Para mitigar su rabia e intentar recuperar lo nuestro, le pregunté que ideas tenía para hacer en nuestra cama. No dijo nada, solamente expresó que era muy tarde y que ya no habría nada porque no era nuestra, sino mía.

Prefirió callar las ideas que tenía, pero no su rencor y mala voluntad de la que me había salvado.

Y eso que faltó decirle que podíamos tejer, analizar el mercado cambiario, calcular impuestos, jugar ajedrez, practicar volteretas o llaves de judo, ya que las camas balinesas son capaces de soportar eso y mucho más.

Pero hoy, ya somos nada y me alegra. Así que apago a luz y en nuestra cama, en memoria de lo que pudo ser y no fue, comienzo a hacerme la paja en su nombre.

Argenis Serrano - @Humoristech

 

Entradas populares