Tuiteame éste

domingo

Un Ingeniero Generoso (de @OtrovaGomasReal)

Texto e Imagen: Jaime Ballestas (Otrova Gomas), gloria del humor venezolano. Publicado con permiso del autor.

Hace unos meses, encontrándome en la recepción de un importante hotel de la ciudad, se me acerco una señora de rostro amable y muy bien vestida, quien luego de detallarme con esa curiosidad propia del que de esta buscando a alguien al que no conoce, me pregunto con cierta timidez:
-¿Ud. es el ingeniero Márquez?
Lo mire un poco sorprendido, y sin que pueda explicar la razón de mi respuesta, le contesté sin ser el fulano Ingeniero Márquez:
-Sí, ¿Y Ud. es?
-La señora Palio, de Conglomerados Químicos, -respondió mostrando en el acto su entusiasmo- Que bueno que me esperó, me disculpa por llegar tarde, pero el tráfico de la ciudad es una locura, llevo casi dos horas saltando de cola en cola.
-No se preocupe- le dije continuando con el engaño, a la vez que puse una de esas sonrisas con las que se perdonan faltas leves.
-Le traje los planos, no sé si quiere verlos antes o prefiere ir de una vez a la fábrica.
Diciendo esto me extendió un enorme rollo de planos. Los mire por encima y vi que eran de esas cosas que me son completamente ajenas e incomprensibles.

-Bueno como Ud. lo crea conveniente…- respondí.
-Entonces vamos a la fábrica.

 
Sin tener el valor necesario para detener la broma, la acompañe hasta el estacionamiento donde tenía el auto, confieso que un poco preocupado del lio en que podía terminar aquel inocente juego. Después de abrir la puerta, invitándome a pasar la mujer lanzo hacia la parte trasera dos carteras, unas carpetas, cepillos y otras cosas que tenía regadas en el asiento.
-¿Le gusta la ciudad?- me pregunto sonriendo mientras encendía el motor del carro.
-Sí, es muy bonita, y la encuentro bastante grande- conteste poniendo un acento indefinible en mis palabras.

-¿Es la primera vez que viene?

-Si- dije más aliviado al ver que nadie debería conocerme en el lugar.
-Bueno, me contenta que le guste, pero es casi inhabitable, con la crisis nada marcha bien.. ¿Y cuando llego de Méjico?

-Llegue ayer- mentí con firmeza poniendo ahora acento mejicano- En el vuelo de la mañana.
-Bien, como Ud. sabe, -dijo ella- las maquinarias están siendo montadas sobre los planes de ustedes con pequeñas modificaciones. Ya los ingenieros han avanzado mucho, cuando vea el trabajo estoy segura de que le va a encantar.

El vehículo enfilo hacia el sur y el tráfico ya se había despejado. En el transcurso del viaje la señora Palio me explico con lujo de detalles el funcionamiento de la empresa de procesado químico y los planes de expansión. Al mismo tiempo me hacía preguntas sobre mi supuesta representada en Méjico, a las que yo respondía con un “Si” que podría ser un “No”, o un “No” que definitivamente no negaba nada, o la maravillosa frase: “¿Y Ud. qué piensa?” con la que siempre se logra tranquilizar a cualquier persona.
Media hora más tarde llegamos a la fábrica, un enorme complejo industrial de resina y otros derivados químicos que se levanta al sureste de la ciudad. Nos recibieron cinco ingenieros y otros empleados. Una vez terminadas las presentaciones, el cafecito de rigor y una buena cantidad de comentarios intranscendentes pero necesarios cuando se recibe a un invitado extranjero, me llevaron a visitar la planta. Gracias a la amabilidad de mis anfitriones y a lo divertido que me parecía el juego, confieso que me tranquilice. Para simular me detenía cada cinco o diez metros, detallaba alguna conexión sacudiéndola con la mano, o montándome en un banco metía la cara dentro de un tubo, y luego me bajaba haciendo movimientos de aprobación con la cabeza. Como es lógico, a cada rato hacia preguntas vaporosas que en el acto me respondían los ingenieros con lujo de detalles.
Finalizada la vuelta nos dirigimos a la sala de conferencias, en donde se sentaran a mi lado alrededor de la mesa de los cinco ingenieros, el jefe de planta, la Sra. Palio y dos técnicos que se incorporaron al final del recorrido. Después de la tradicional conversación introductoria, uno de los ingenieros extendió los planos de instalación y dijo:

-Bueno, ahora vamos al grano, ¿Qué opina del trabajo?
Debo reconocer que, si bien es cierto que siempre me sentí seguro de toda aquella farsa, en aquel instante se me hizo un nudo en la garganta. Pero ya no podía dar marcha atrás. Me incline en silencio por varios minutos sobre aquella compleja maraña de rayas, ángulos y símbolos incomprensibles, y moviendo la mano por varias partes, detenía el dedo sobre un punto en particular a la vez que emitía el clásico y nasal: “Umju”, y luego de un  lento “Déjenme ver”, regresaba al otro lado. La gente me miraba con una gran expectativa sin atreverse a hablar por temor a desconcentrarme. Al final, levantando el torso de la mesa dije:

-Bueno señores, los felicito, acá todo está bien…tal vez se podrían hacer unos pequeños ajustes para incrementar en un cinco por ciento el margen de seguridad de las conexiones… pero todo esta está muy, muy bien.
Una enorme sonrisa afloro en el rostro de los presentes. Uno de los ingenieros entusiasmado me miro  con admiración y pregunto:

-Y la distribución de gases por el canal externo, ¡no cree que sería bueno ampliarla?
Detalle el plano por unos instantes llevándome la mano a la boca en actitud meditativa, luego mire hacia arriba y pedí una calculadora después de constatar que no cargaba la mía en los bolsillos. La prendí  y multiplique el número de mi teléfono por 3,1416, le reste la edad que tendría mi abuela y le sume el número de  películas malas que vi durante el mes pasado. Al tener el resultado, dije con una voz ronca y cautelosa:

-Miren, yo no lo haría en ciudad de Méjico, pero en definitiva, si Uds. cree que aquí la temperatura ambiente es mayor, vamos a ampliarla, es lo más recomendable.
Todos mostraron una enorme satisfacción con la respuesta y durante unos treinta minutos empezaron a lanzarme preguntas que yo tenía el cuidado de responder favorablemente con los prácticos “Tal vez”, “Podría ser” o soltando uno que otro “no” enérgico y rotundo o un “si…. Si eso está bien” que despejaba cualquier duda. Así termino la reunión.
La cosa se complicó en el restaurant al que nos trasladamos luego del trabajo. Después de bromas, y cambios de opinión sobre diversos tópicos, se me acerco el Gerente de Administración y me entrego una carpeta con un cheque de 20.000 dólares y un recibo de honorarios.

Un poco asustado por el límite al que había llegado la cosa, lo firme con la mano temblorosa y me guarde el cheque en el bolsillo. Siguieron los abrazos de despedida y al final, la Sra. Palio amablemente se ofreció para llevarme de regreso a la ciudad.
Cuando ya estábamos en la puerta del hotel, antes de bajar del carro, la agarre suavemente por la mano, y le dije con tono de osadía:

-¿Me permite un pequeño abuso de confianza?

Ella sonrió extrañada y dijo:- Como no, ¿de qué se trata?
 
-Le doy 20.000 dólares si me da un beso.
La mujer completamente sorprendida, se sonrojo sin saber que responder ante aquella imprevista situación. Pero antes de que pudiera hacerlo la hale hacia mí y la bese en la boca. De seguidas, dejándole el cheque sobre las piernas me baje del carro y a toda prisa me perdí confundido entre un enorme grupo de turistas que acababa de llegar.

Fuente: http://donatiu8.blogspot.com/

viernes

TIP PARA NO OFENDER A NADIE POR REDES SOCIALES (de @ReubenMoralesYa)

Reuben Morales

Si quiere evitar polémicas con la jauría de ofendidos que actualmente habita en internet, le facilitamos la lista de las ÚNICAS comunidades que usted nunca debería ofender cuando diseñe su próxima publicación de redes:

La comunidad negra, judía, árabe, asiática, musulmana, católica, evangélica, Testigo de Jehová, Hare Krishna, clerical, chavista, opositora, madurista, petrista, kirchnerista, trumpista, uribista, amloísta, republicana, demócrata, de extrema derecha, neonazi, fascista, de extrema izquierda, comunista, socialista, de derecha light, de izquierda light, de centro derecha, de centro izquierda, nini, gay, lesbiana, bisexual, transexual, hermafrodita, ecologista, animalista, vegetariana, ovolactovegetariana, vegana, obesa, celíaca, invidente, sorda, muda, sordomuda, de usuarios Mac, de usuarios PC, de usuarios Android, de usuarios de software libre, pobre, millonaria, clase media, de habitantes de calle, estudiantil, docente, de padres y representantes, defensora de la educación privada, defensora de la educación pública, de buenos estudiantes, de malos estudiantes, de estudiantes con DDA, egresada de alguna universidad, de gente bella, de gente fea, de gente alta, de gente baja, bulímica, anoréxica, fitness, fashion, calva, de gente con pelo largo, de gente con pelo corto, de depilados, de no depilados, de tatuados, metalera, defensora del lenguaje inclusivo, defensora de la Real Academia de la Lengua Española, defensora de los métodos anticonceptivos, swinger, defensora del sexo solo para reproducir, feminista, pro aborto, pro vida, de mujeres embarazadas, de solteros, de personas que no quieren hijos, prolactancia, pro fórmulas lactantes, proparto, procesárea, de niños, baby boomer, de la generación X, millennial, centennial, pro-Coca-Cola, pro-Pepsi, cervecera, vinera, whiskera, ronera, cafetera, tetera, fabricante de cervezas artesanales, campesina, terrateniente, indígena, vendedora de Herbalife, daltónica, miope, astigmática, alérgica, freak, geek, fan de Star Wars, trekkie, del Señor de los Anillos, de Harry Potter, emo, hipster, runner, yogui, de coaches, positivista, hater, emprendedora, empleada, sindical, de community managers, de influencers, de militares activos, veterana de guerra, de desplazados, inmigrante, venezolana en el extranjero, guerrillera, de pacientes oncológicos, de familiares del paciente oncológico, de sobrevivientes del cáncer, seropositiva, de familiares de la gente con retraso, discapacitada, huérfana, abusada sexualmente, hincha de un equipo de fútbol, de expresidentes, de ministros, de diputados o senadores, privada de libertad, enchufada, reguetonera, reguetonera enchufada o reguetonera enchufada que tiene hijos, entre otras.

Ahora monte el contenido. Eso sí, no espere ni un “like”. Su publicación será tan aburrida, que no subirá ni un seguidor. ¿O sí? Quizás usted se convierta en el fundador de la primera comunidad de quienes no ofenden a nadie. Y ojalá en un futuro, nadie los ofenda a ustedes.

miércoles

LUGARES TURÍSTICOS DE MARACAIBO



He visitado la “Tierra del Sol Amada” y me consta que el sol la ama tanto que no le deja ir y que cuando llega la noche y el Zulia relampaguea, el calor sigue igual como en el día. Aunque es la ciudad más fría de Venezuela ya que donde te metas hay un aire acondicionado que re refresca como sí te comieras un paquete de Hall’s mentoliptus completo y lo aguantaras en la jeta.

Maracaibo es toda una nota turística que me falta mucho por recorrer. Cuando uno llega en bus –al menos desde mi Maracay-, el recorrido por el puente Rafael Urdaneta sobre el Lago de Maracaibo o “Gran Coquivacoa” es todo un deleite. El brillo de los primeros rayos del sol encima de las serenas aguas te reciben y te llenan de luz los ojos. Lo malo es el que está al lado tuyo y quería seguir durmiendo, que te manda a cerrar la cortina. Pero uno no le hace caso, estás viendo el espectáculo turístico y social del Zulia, su puente.

La llegada a la ciudad es verla radiante, vibrante, con calles amplias pero aun así llenas de carros a full velocidad para ir a trabajar o que vienen de su trabajo nocturno en las empresas públicas o nacionales y van a dormir con su aire acondicionado en su casa, sí su mujer no los bota porque llegan con olor a una cerveza que se han tomado “pa’la calor”, hasta antes de desayunar.

He estado en el Museo de Arte Contemporáneo del Zulia, en el Teatro Lía Bermúdez (que antes era un mercado de goajiros, creo que me explicaron) y en el restaurante “Suelo Zuliano”. Y en los tres llegue a ver la historia del Zulia en sus paredes, desde lo más prehistórico y analítico, hasta el valor de sus símbolos musicales, deportivos y del espectáculo.

Soy graduado de la UNICA (Universidad Cecilio Acosta) y en la vía se consigue lo que deberían considerar como una de las comidas típicas de Venezuela, que no son más que las empanadas de trigo horneadas rellenas con queso de vaca cebú con puré de papas. ¡Único lugar de Venezuela que las tiene!, y que me ha costado reproducir en sabor y gusto en casa.

Porque el Zulia tiene lo suyo en comidas y bebidas. Su propia sazón para la hallaca y la arepa, así como dije de las empanadas. Le dan un toque exclusivo al café así sea el más sencillo. El Perico para las arepas es más sabroso que en el resto del país.

Los almuerzos y cenas son igual de deliciosos sí son con sus célebre Chivo en Coco. Hacen un pasticho a la manera tradicional y otro que es mejor y que llena más llamado “Pasticho de Macarrones”, que lo recomiendo con los ojos cerrados y la boca abierta y mascando.

Entremezclo la comida con la visita por la simple razón que por donde uno pasa, algo quiere comer y probar. Maracaibo está repleta de historia y buen gusto, toda el Zulia por igual, sea Cabimas, Lagunillas o El Moján, por donde andes vas a estar radiante, no sólo de sol, sino de buenas vibras, mucho que ver (hasta lo que ellos maximizan) y de buen comer.

Por donde hay buena comida, hay bastantes visitas, de eso no les quede duda. Y sí visitan la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá, verán cómo se les llena el alma de gozo, fe y esperanza. El alimento para el amor y la unión pues, ¡mollejúo!

Y sí se montan en el tranvía y hacen el recorrido turístico con explicación interactiva, Maracaibo se les va a meter por los poros de donde les está saliendo el chorro de sudor y les gustará. Prueben los famosos cepillados que bien ricos y con sabor hasta el final hay y también las bolsitas de agua fresca con hojas de cayena. Quitan la sed como la cerveza de allá.

Ir a Maracaibo es estar en donde nace Venezuela y donde muere el día. Pese a lo golpeada que está por unos ineptos que son villanos, Maracaibo que las ha pasado feas, resurgirá.


Argenis Serrano - @Periodistech o @Romantistech (en suplencia por @Humoristech)

viernes

Qué hacer y ver de Vacaciones en Menorca


Sólo quien tiene el control, disfruta a plenitud y crea su diversión. Por eso es que es tan bueno ser el amo del camino y disfrutar de los destinos. Sí no me cree, es porque no ha vivido. Sí, no ha vivido y lo repito, es un zombi para la diversión.

Porque irse de vacaciones a un paraíso y estar regido por gente que le dice a dónde ir, dónde comer y qué hacer, es como salir de vacaciones al servicio militar. Y sí a usted le gusta que lo tengan de su marioneta, pues háganos el favor de no decir que sabe lo que es gozar.

Los viajeros que se van a España a vacacionar en toda temporada, saben que deben ir a Menorca, no sólo por sus playas y calas y los restos de cultura Talayótica que tanto atraen a europeos, asiáticos, americanos, sudafricanos para sumergirse en sus valores históricos. Tienen bien claro que ir a Menorca es entretenerse, aprender y disfrutar de manera integral la vida. Sí usted no lo sabe, pues váyalo sabiendo y comience a anotar lo que puede hacer en esta hermosa isla.

Como dije al principio, debes tomar el control del asunto vacacional. Visualiza que ya estás en Menorca, ¿cómo gozas de todo eso?, vas a un rent a car que es en extremo necesario e imprescindible cada letrero con palabras clave como alquiler coches menorca son siempre una entrada a la diversión.

¿En la mañana quieres cultura?, pues en el vehículo rentado comienzas a recorrer la isla y visitas a la Menorca Prehistórica, los museos y sitios históricos que en sus formas y enseres reconstruyen la historia de ésta isla de las Baleares.

Para el mediodía, tomas el divino sol en sus playas o te vas a la mar con paseos en barco, submarinismo, katamarán o recorres los senderos para caminantes que bordean a ese mar que invita al placer.

Y como eso abre el apetito, enciendes el vehículo y por donde transites conseguirás puros restaurantes de calidad. Donde entres, quedarás satisfecho y de seguro irás al próximo y repleto de gusto quedarás.

Ya en la tarde, visitas las ciudades, las zonas comerciales, ver las carreras de caballos, los sitios de recreación que son bastantes y dignos de ir a todos. Sus pueblos son dignos de despedir cada tarde, con personas amables que se acoplan en armonía con el paisaje, dándole gozo a tu pecho y material para tus futuros recuerdos.

Las noches son para gozarlas. Siempre hay celebraciones patronales, fiestas, conciertos de diversas índoles. Las noches no son calmas y a su vez son muy respetuosas y seguras, con pirotecnia que despide al día y acompaña con dignidad tus buenos momentos.

Cuando llega el momento de irte, regresas el carro (llévate recuerdos, pero no el vehículo). Y cuando entregues las llaves sabrás que este viaje lo tendrás que hacer de nuevo, porque el gusto de vacacionar en un lugar de ensueño sí es posible de repetir y se debe hacer. Sólo recuerda la palabra clave: Menorca.

Los empleados públicos deberían beber en el trabajo (de @ReubenMoralesYa)


Reuben Morales

Me disculpan la falta de humildad, pero cuando mi cerebro parió esta idea me hizo sentir tan genio como Arquímedes o Newton (aunque dado lo inmoral, en verdad me siento como un Martin Luther King de Cúcuta). Es que después del fuego, la rueda, la imprenta, el teléfono, el automóvil, el avión y el internet; éste sería el concepto más idóneo para revolucionar esa burocracia de Estado, donde ni siquiera se atreven a hacer un programa los más arriesgados conductores de canales como Nat Geo Wild o Discovery.

Si los empleados públicos tuviesen incentivos en licor por cada trámite realizado, no solo los harían rápido, sino dándonos un trato cinco estrellas. Solo imagine conmigo: en todos los ministerios nos recibirían promotoras y promotores de whisky llevándonos a esperar breves tiempos de cinco minutos, pues todos los funcionarios se desvivirían por atendernos rápido para así recibir más licor.

Ya no nos llenaría de miedo el saber que llegó nuestro turno para pasar a la taquilla. Por el contrario, uno iría con la misma alegría con la cual se acerca a la barra de un local. Y estando ya frente al funcionario, éste lo vería a uno con brillantes ojos de emoción, una tremenda sonrisa y diría:
-          ¿¿Esta partida es seca??
-          Para nada, amigo. Lo único es que faltan cinco para las doce y viene su hora de almuerzo.
-          Hermanitoooo, yo como o bebo. Y como ya empezamos a beberrrrr, ¡no hay almuerzo!
-          ¡Salud por eso!
-          ¡Yo le saco ese pasaporte porque usted es mi a-mi-go!... Es más… acércate… acééééércate… aprovecha y sácate tres de una porque llegó material y no sabemos cuándo vuelva.
-          ¿Y cuánto le debo?
-          Tranquiiiiiiiilo… deja esa vaina así… hoy por ti, mañana por mí.

Ésta incluso sería la solución para tener empleados públicos con iniciativa, pues borracho que no arregla el mundo, no es borracho:
-          Brooootherrrrrrrrr… toma tu pasaporte nue-vo.
-          ¡Salud por eso!
-          ¡Salú!... Y más bien disculpa la demora… Pa’ la próxima te sale fissssss… ra-pi-di-to… porque yo tengo una idea pa’ que los pasaportes salgan ra-pi-di-to y no te tengas que echar el viaje pa’ acá. ¡Ven!… ¡Ven a-cá!... Escucha esto: ¡Que te lo manden por PDF, tú lo imprimas en tu casa y venga con un código QR para todos los aeropuertos del mundo!... ¡¿Qué taaaaal?!

¿No suena hermoso? Por eso tomé el riesgo de probar la idea yo mismo. Fui a sacarme el pasaporte y llevé vasos plásticos, una cabita con hielo y una botella de whisky 12 años para darles traguitos a todos los funcionarios presentes.

Una vez en el sitio, llegó mi turno con el funcionario. Le serví un traguito en las rocas para agilizar las cosas y se lo acerqué muy sutilmente, dejando que el hielo se encargara de expedir ese ahumado aroma del whisky. El funcionario levantó la mirada… lo vio… me vio… se paró violentamente, manoteó el trago, lo regó por el piso, me jaló por la camisa, me sacó a empujones del edificio y me gritó frente a todo el mundo: “¡Qué falta de respeto es ésa para un funcionario público de esta envestidura, chico!... ¡Aquí bebemos, mínimo, 18 años!”.

Fui derrotado. Lo sé. La burocracia pudo más que yo. Pero no me rendiré. Las grandes revoluciones necesitan hombres tercos y soñadores. Por eso me encomiendo ya mismo a Martin Luther King y sigo mi sueño con la misma pasión del primer día, aunque solo cambiando su célebre frase “I have a dream”, por otra mucho más acorde al Martin Luther King de Cúcuta: “I have a drink”.

Primo - Hermano

Uno se ve más cerca de esos países árabes o africanos donde la gente se junta con quien le da la gana para cualquier clase de perversidades que para ellos es algo sano y normal, como sí Macondo fuera el mundo.

Esto ocurre en Caña de Azúcar, Venezuela, una de las urbanizaciones más grandes de sudamérica y aún así, puede considerarse perdida. Esta familia, donde el padre y la madre no pudieron contener la libertad de libertinaje de sus hijos, el hijo murió de un infarto luego de meterse todo lo que halló por la nariz y con jeringas, teniendo 5 hijas con la misma que lo abandonó luego que se percató que hay quinta mala, sin haber trabajado nunca y viviendo a oscuras, no con ésto haciendo alusión a que era negro.

Sus 3 hermanas decidieron pues, enamorarse del mismo hombre que frecuentaba a la mayor, entonces la segunda, cuando la primera quedó embarazada, le pareció chévere hacer que éste la embarazara y así lo hizo, luego de también haber preñado a la menor. Las 3 hermanas, muy indignadas entre sí, dejaron de hablarse por un tiempo pero al sujeto no le reprochaban. Algo tenían él escondido para amansarlas y ya suponemos qué era, por lo visto.

Ahora los 2 niños y la niña nacidos de eas juntas, andan sin padre, con las madres desoladas por extrañar aquello del padre y con sus padres haciendo de mecenas de los niños mientras ellas ven qué hacen con su vida de ahora en adelante, porque están seguras que las pueden empeorar.

Esos 3 niños sí son primos - hermanos de verdad, no como esos que quieren a un primo como a un hermano y usan esa definición para quererse más y pedirse más dinero o hacer parrillas. Se podrán presentar ante sus amiguitos como gusten y aunque les digan mentirosos por decir que son una cosa un día y otra al otro día, finalmente en ambas tienen la razón y serán enaltecidos por ello.

Y al despertar o al acostarse, dicen, "bendición tía, bendición tía, bendición mamá, ¿saben cuándo volverá papá?".

No vayan a decir que yo se los conté. Pueden lavarse los ojos con agua bendita.

lunes

¡VIDEO ESTRENO! "KURDA KONDUCTA"

Regresa un formato que tiene el humor real, es el sketch parodia, algo que había desaparecido en Venezuela porque la villanía no permite el humor pensante y crítico, porque saben que es el idioma que le llega a la mayoría.

Napoleón Rivero, Reuben Morales e Iván Dugarte, sin risas grabadas o de estudio y con humor verde, le dan la patada a la cagada esa que los venezolanos saben quién es.

Un honor para Humoristech sin CIA colocar éste su primer programa y que esperamos sean más. EL HUMOR ES LA CRÍTICA MÁS REAL.




martes

TÉCNICAS INFALIBLES PARA ZAFARTE DE LA AUTORIDAD (de @ReubenMoralesYa)

Reuben Morales


Si existiese un récord Guinness sobre el número de veces que alguien ha logrado zafarse de la autoridad, sin darle un céntimo (o muy poco dinero), ése soy yo. ¿El secreto? No lo sé. Debe ser un don. Pero como el egoísmo no es mi cualidad favorita, paso a sistematizar las técnicas infalibles para salir ileso cuando un efectivo dice “Ciudadano, sus papeles”. Yo mismo las he puesto en práctica y les garantizo: su próximo encuentro con la autoridad podría terminar con frases absurdas como “Estamos para servirle”, “No toco ese cochino dinero” y “El cliente siempre tiene la razón”.


PRIMER TIP: SÚBALE LA AUTOESTIMA A LA AUTORIDAD.
Los efectivos son formados en instituciones donde los maltratan, les obligan a cortarse el cabello, les dan uniformes feos y deben calarse aburridos discursos oficiales. Ese entorno los hace carentes de amor y, en consecuencia, buscan sustituirlo con otro estímulo: el dinero. Pero como usted carece de éste, opte entonces por subirles la autoestima. Guárdese su rabia, sonría y diga: “Buenas tardes, señor oficial. Lo felicito por velar por nuestra seguridad. Se siente más calidad de vida en la calle. Ya le muestro mis papeles”. ¡Advertencia! El oficial podría terminar abrazándolo.


SEGUNDO TIP: TENGA UNA SILLA DE BEBÉ EN EL CARRO.
Esto es lo más parecido al avión invisible de la Mujer Maravilla. Algo tan poderoso como el guante de Thanos. Si usted viene tomado, despeinado, fumado o a alta velocidad, no se preocupe. Una silla de bebé siempre justifica la peor de sus fachadas. Solo baje los vidrios y cuando el efectivo lo vea a usted y luego a la silla, todo le hará sentido. Sus ojos rojos pasarán a ser producto de un grande, largo y encendido… “trasnocho con el bebé”.


TERCER TIP: DIGA QUE USTED HACE UN OFICIO RARO.
Cuando un oficial me pregunta “¿A qué se dedica usted?”, siempre le contesto “Soy humorista y profesor de comedia”. Inmediatamente se quedan pasmados, sin palabras. Aunque todos por dentro creo expresan lo que alguna vez me dijo un efectivo cuando me detuvo: “¡Pero no me vayas a joder en televisión! Dale, sigue”. Y si usted no ejerce un oficio raro, aquí le dejo otros, como taxidermista, reparador de microscopios o sexador de pollos.


CUARTO TIP: OFREZCA MUCHO MÁS DINERO DEL QUE ESPERAN.
Esto me sucedió una vez cuando iba en mi carro, apurado por llegar a un examen en la universidad, y cambié de canal dentro de un túnel. Al salir, me detuvo un policía en su moto. Cuando le explico el motivo de mi apuro, me dice: “Bueno, te voy a dejar ir para que llegues a tu examen, pero tú sabes… déjame algo”. En medio de mi inocencia, le dije: “¿Te sirven diez mil?”. El hombre de golpe saltó: “¡Tanto!... No, vale, con cinco está bien”. Yo le di cinco. Él me dio una gran lección.


QUINTO TIP: DIGA LA VERDAD Y NADA MÁS QUE LA VERDAD.
Me encontraba yo en un banco donde una de sus empleadas era idéntica a Betty La Fea. Entonces saqué mi teléfono disimuladamente para tomarle una foto y subirla a mis redes. Cuando voy saliendo de la entidad, dos policías me esperaban en la puerta, me detuvieron y preguntaron por qué tomaba fotos. Mi cerebro buscó inventar una respuesta, pero ante la inutilidad generada por los nervios, terminé acudiendo a la verdad: “Oficial, le voy a ser totalmente sincero. Yo soy comediante y aquí hay una empleada igualita a Betty La Fea…”. Al terminar el cuento, los policías quedaron en un incómodo silencio y solo me dijeron: “Bueno, váyase”. Ahora cuando le echo la anécdota a alguien, siempre me termina diciendo: “Seguro se quedaron en el banco para ver quién era la empleada”.


Ahí les dejo esos regalos de vida. Aplíquelos para cuando vuelvan a detenerlo. Saldrá eximido. Aunque ahora espero contar con esa misma suerte yo también. Temo que un efectivo lea este artículo y termine ocurriendo el peor de los escenarios: que se acabe mi récord Guinness.

jueves

LA PASTA REVELA TU PERFIL PSICOLÓGICO (de @Catamaterile y @ReubenMoralesYa)

Escrito a 4 manos entre Catalina Guzmán y Reuben Morales


Como la pasta está presente en los hogares de cualquier clase social, nosotros, cual antropólogos modernos (¡vaya manera de adornar nuestro título de comediantes!) hemos hallado la siguiente ley social: “Dime cómo preparas la pasta y te diré quién eres” (GUZMÁN y MORALES, 2019).


¿Es usted de aquellos que pasa la pasta de cocción, dejándola más blanda de lo que cualquier chef toleraría? ¿Es usted de los que la acompaña con distintas preparaciones caseras, como un guiso de cebolla, tomate y onoto (dejando la pasta con una tonalidad naranja radioactiva)? ¿Suele servir esta pasta con una guarnición de papa o plátano, convirtiendo el plato en toda una bomba de carbohidratos?


Si ha respondido que sí, usted muy probablemente sea una madre que debe llenarle la panza a toda una familia. Si no es madre, no se preocupe. Las personas de este perfil suelen ser personas verdaderamente auténticas. No se avergüenzan de sus orígenes. Tampoco pretenden parecer cosmopolitas o de gustos refinados. Son, en resumidas cuentas, personas en quien se puede confiar (salvo cuando les preguntas su talla de pantalón y te mienten).


Ahora sigamos con el siguiente perfil. ¿Para preparar la pasta usted hace todo un ritual con el fin de presumir (más aún si esta en presencia de invitados)? ¿Es usted quien prepara pasta en una cocina abierta, tipo exhibición “Master Chef”? ¿Usa usted un termómetro especial para medir la temperatura exacta del agua para la cocción? ¿Solo compra pasta de sémola de trigo libre de gluten hecha a mano? ¿Tiene un reloj especial para medir el tiempo de cocción que la deja “al dente”? ¿Prepara la salsa con una receta tradicional de su “nonna” italiana (inventada, por supuesto)? ¿Acompaña la pasta con un vino tinto de no sabemos qué cosecha, para lograr el maridaje perfecto con su magnífica creación? ¿Pone a todos los comensales a catar el vino con tanto detalle que se les termina enfriando la pasta?


Si respondió positivamente, usted es esnobista, arribista, clasista, “wannabe” y pretencioso (y lo más posible es que al día siguiente del festín de pasta, su almuerzo sea arroz con huevo).


Por último en este test. ¿Es usted de aquellos que basa su dieta en pasta, pero no por ser atleta de alto rendimiento? ¿Su menú de la semana es como el que le presentaremos a continuación?


Lunes: Pasta al burro (con sal y mantequilla).


Martes: Pasta napolitana (con el escurrido del pote de kétchup que logró rendir echándole agüita).


Miércoles: Pasta marinera (pero con atún).


Jueves: Pasta ranchera (con salchicha y mayonesa).


Viernes: Pasta Thai (juntando todos los vegetales de la nevera que están por dañarse).


Sábado: Pasta sorpresa (con lo que haya o “haiga”).


Domingo: Caldo con pasta (para superar la resaca de la noche anterior).


¿Para preparar algunas de las recetas anteriores ha llegado al punto de mezclar pasta y salsa usando las manos peladas?


Si dice “éste soy yo”, entonces usted es un estudiante promedio con presupuesto limitado que sobrevive a punta de pasta todo el mes. Y si no es estudiante, entonces es guerrero, resiliente, estoico, vence todo obstáculo y gracias a su creatividad saca el mejor provecho de cualquier situación. Eso sí: coma en privado si quiere seguir teniendo amigos.


Si se identificó con algunos de los patrones de personalidad, esperamos haber contribuido al entendimiento de sí mismo y del complejo ecosistema humano que le rodea. Ahora, si usted no se siente identificado con ninguna de las clasificaciones anteriores, considérese el más afortunado de todos los perfiles psicológicos. ¡A usted le cocinan la pasta!

Fuente: www.reubenmorales.com

sábado

Ritual Diabólico (de @OtrovaGomasReal)


Texto e imagen: Jaime Ballestas (Otrova Gomas)
Desciendo al fondo de la mina hasta llegar a la caverna del azufre. En los laberintos del Mývatn, en esta Islandia de glaciales eternos y fumarolas incansables donde el aire pesa como el plomo. A treinta metros de profundidad la presión y la escasez de oxígeno controlan todas las formas del silencio, pero así quería estar. En manos de la soledad absoluta. En cuarentena extrema para tratar de comprender uno de los hechos más incomprensibles en la historia de las civilizaciones primitivas: ¿Porque ocurrió lo que le ha ocurrido a Venezuela?

Inspirado en los textos secretos de Ajenaton, el de la XIII dinastía del desierto, imbuido en las practicas hindúes de concentración y el ostracismo de los yacimientos de la materia prima del infierno, busco encontrar la verdad lejos del brillo de los territorios asoleados, de las playas y las selvas de un país tan rico como maltratado.
Siguiendo el rito sagrado de los yogas del antiguo Egipto asumo la verticalidad absoluta buscando las corrientes secretas que les conectaron a la energía cósmica. Respiro profundo y lleno los pulmones con el fluido vaporoso de la mina a la vez que me caso amorosamente con la noche oscura. A lo lejos, retumba el ruido de picos y taladros en alguna galería donde los mineros angustiados arañan las paredes sulfurosas.
Concentrado en el cero absoluto llevo la punta de mis dedos a las sienes y pienso hondo, dolor adentro. Levanto los brazos hacia el techo de la amarilla gruta y en plena rigidez me pregunto en jeroglíficos:

Dime rata albina de los sumideros de Alejandría ¿Qué pasó con las inmensas riquezas que nos regaló el fondo de la tierra? ¿Dónde están la bauxita y el hierro virgen transformado? ¿Qué fue de los altos hornos que eran orgullo de la patria? ¿Por qué fracasó el Gurí que quiso dar luz en un país que necesitaba salir de las tinieblas? ¿En que sitio enterraron las máquinas de las industrias que nos vestían y calzaban, de las manufacturas, del cemento y las viviendas? ¿Qué pasó con la producción del campo? ¿La de leche, la de carne, la del cacao y del azúcar? Contéstame cazadora implacable de las tenebrosidades del Nilo ¿Qué país disfruta ahora de nuestros ingenieros, de nuestros profesores lúcidos, de aquella masa de suma cum lauden a los que en un amanecer siniestro les dijeron: Váyanse que aquí no hacen falta? ¿A que enfermos salvan en su agonía los médicos que se nos fueron? ¿Dónde pernoctan los talentos de una generación de relevo irremplazable?
La mudez extrema es la única repuesta. Cierro lo ojos y sollozando en re menor sostenido, me entrego a los brazos del dolor por la ira contenida.


Al rato recupero fuerzas. Tomo de nuevo el aire que alimenta a los condenados al abismo y asumo la posición del camello del pranayama hindú. Con el puño derecho en alto aulló con el canto de los muertos renacidos de Calcuta y pido a la tarántula sagrada de duesha que me ayude:
¿Dónde estás ahora espíritu del Libertador? ¿Por qué dejaste que tus sueños cayeran en manos del odio y de quienes no comprenden que es malo regalar la patria por pedazos? ¿Es que no te distes cuenta como abundaban las conciencias fermentadas? ¿Por qué lo permitiste? Háblame en signos. Envía aunque sea un aliento para que me oriente en la desgracia ¿No sabías que iba a empezar otra ola de sueños extraviados y a reinar un príncipe de engaños? Dime, te lo ruego humillado como un gusano ¿Por qué no hiciste nada? ¿Es que no viste a tiempo que iban a profanar tu tumba y tu rasposo y el reposo de la mujer que amaste? ¿Dónde están mis amigos de antes, los que compartimos la batalla justa y bebimos de los manantiales puros? ¿Por qué no los ayudaste a corregir la verdadera podredumbre que hubo en el pasado? ¿Cómo permitiste que en lugar de acabar con un poder judicial corrupto prefirieran eliminar a la justicia?
Aguardo la respuesta de la tarántula sacrosanta de Jaipur pero solo escucho el murmullo de un mutismo aterrador. Dejo rodar una lágrima que cae seca de tanto encierro y me desplomo tiritando por el peso de la furia.

Esta vez invoco al gran maestro Padmasambhava, y tomando la posición de la serpiente sagrada del Palacio de los Vientos y el de Mahayana de Mantargruño sigo preguntando:
Explíquenme escarabajos relucientes del Ganges ¿Por qué acabar con un país en lugar de hacerlo mejorar? ¿Cómo es posible que una milicia que solo representa muerte robe a mano armada el dinero de las universidades, de los médicos y los enfermeros? ¿Quién explica que las comisiones y las ayudas a otros países se lleven el presupuesto de las viviendas, de los salarios y las jubilaciones?  ¿Por qué mantener embajadas y consulados en países que no tienen conexión al nuestro? ¿Porqué tanto pillaje? ¿Por qué tanta corrupción impune?
Confiesa culebra que te arrastras y sabes tanto de maldades ¿Porqué las cárceles están llenas de inocentes y sueltan a culpables? Dime vocero de la muerte ¿De que prostíbulo se escapó el alma de esos seres? ¿A que achacar tanto error descomunal? Arroja tu respuesta al río magno que sale de la selva adentro. Irrádienla hacia el cielo si les es más fácil, pero contéstateme  ¿Es posible que una subasta de almas permita que se alabe a un ladrón con acento líbico?
Espero un rato pero no hay respuestas, solo silencio y más silencio.
Ya cansado de la súplica me levanto con el peso de una amargura que se revuelca sobre si misma, y secándome los ojos de lloros invisibles descendiendo completamente hacia la profundidad de la caverna. Creo que la respuesta a lo que ha pasado sólo se puede encontrar en las llamas del infierno.

jueves

Nadie Lava los Platos Bien (de @ReubenMoralesYa)

Reuben Morales



A los seres humanos se nos divide por todo: raza, sexo, clase social, grado de instrucción, tipo de sangre, tendencia política y signo del zodíaco. Sin embargo, debemos agregar una clasificación que verdaderamente nos define como humanos: el cómo lavamos los platos. Uno puede sacar muchas conclusiones de alguien con solo verle realizar este oficio. Aunque el veredicto más certero sobre el tema haya sido aquel escrito en el borrador de La Biblia (el cual fue eliminado por el editor antes de enviarlo a la imprenta de Gutenberg): “Odiarás a todo aquel que no lave los platos como tú”. Por ello hemos recopilado esta taxonomía de lavadores de platos para que sepa a quién odiar:


Están quienes lavan con agua fría.
Quienes lo hacen con caliente.
Quienes lavan con guantes.
Quienes lavan sin guantes.
Quienes usan jabón líquido.
Quienes usan jabón en crema (y a veces le dejan metidos restos de arroz y carne molida).

Quienes lavan con la parte dura de la esponja.
Quienes lavan con la parte suave.
Quienes saben para qué sirve cada parte de la esponja.
Quienes enjuagan la esponja al terminar de lavar.
Quienes la dejan sucia.
Quienes lavan en el fregadero.
Quienes lavan en el lavaplatos automático.
Quienes lavan apenas ensucian algo.
Quienes acumulan platos en el fregadero todo el día para después hacer una sola lavada.

Quienes le pasan la esponja a TODO el plato.
Quienes solo pasan la esponja por la parte central del plato y dejan el resto más olvidado que Leonardo Di Caprio en los Oscar.
Quienes enjuagan los platos con agua antes de pasarles la esponja.
Quienes le pasan la esponja al plato seco y terminan mezclando jabón con restos de margarina, mayonesa, kétchup y después enjuagan todo con agua.

Quienes solo lavan la parte de adentro de un vaso.
Quienes solo lavan los bordes.
Quienes lavan TODO el vaso.
Quienes luego de beber un traguito de agua, solo enjuagan el vaso un poco y lo ponen a secar así… con su gripe o mononucleosis.
Quienes enjuagan lo que luego echarán al lavaplatos automático.
Quienes echan todo sucio al lavaplatos automático.
Quienes hacen una piscina de agua y jabón en el fregadero para ahogar todo plato sucio allí (cual mafioso sacándole información a una víctima).
Quienes limpian los sartenes de teflón o cerámica con las manos (como recomiendan los fabricantes).

Quienes dejan enfriar los sartenes antes de lavarlos.
Quienes dejan los sartenes y las ollas remojando con agua jabonosa.
Quienes meten los sartenes calientes bajo el agua y disfrutan hacerse un baño de vapor.
Quienes no tienen paciencia y les pasan la esponja de alambre de una.
Quienes dejan los sartenes enfriar, al punto que los olvidan y luego se les forma una capa blanca de manteca.
Quienes limpian los tenedores con la parte de alambre de la esponja.
Quienes los limpian con la parte suave y les dejan restos de comida pegados.

Quienes lavan bien la licuadora.
Quienes le dejan restos de comida entre las cuchillas.
Quienes dejan el fregadero todo lleno de restos de comida.
Quienes colocan los restos de comida en la mallita del drenaje, pero igual los dejan ahí.
Quienes son valientes y sacan los restos de comida de la mallita (¡pero con la mano pelada!).

Quienes ponen a secar los vasos boca abajo.
Quienes los ponen a secar boca arriba.
Quienes ponen a secar los cuchillos con la punta hacia arriba.
Quienes los ponen con la punta hacia abajo.
Quienes secan todo apuradamente y lo guardan húmedo en los gabinetes.
Quienes usan el lavaplatos automático como escurridor de platos.
Y quienes secan todo dejándolo escurrir (y más tarde agarran los platos, otra vez desde allí, para volver a comer).


Por ello, si quiere ser amado por todos, convertirse en el Premio Nobel de la Paz de esta fauna y salir eximido de dicha clasificación, solo le recomendamos hacer una cosa. Llegue a la cocina, reúna a todos los presentes y diga en voz alta: “Hoy no se lava. Hoy pedimos pizza”.

Fuente: www.reubenmorales.com

domingo

23 Cosas Que No Sabías: Condorito (de @daplei)

Me encantó este video, de cosas que ya sabía y que siempre alabaré. Y aparte la narradora me encanta.

jueves

James Bond a la Medida



El hombre que tiene claro que no debe mentirle a la mujer para seducirla y le quiera de verdad, le sienta fiel, le acepte su amor sincero para toda la vida es sagrado matrimonio, tiene que ser un caballero ajustado a los cánones exigentes y a su vez sencillos y de personalidad. Ser de esos que saben valorar, buscar y ganarse lo bueno de la vida, para portar lo que le dignifica, desde una buena comida hasta usar trajes a medida. Los que sólo quieren acostarse con ellas, pues sólo deben ser las ratas que son y que nos rayan a los buenos de corazón y buenos en la cama. Al menos yo soy así, de los bueno, no sé los demás, no soy parrillero (calentando carne para otros).

Y es James Bond un gran ejemplo del balance entre los dos. Ya que él quiere amar pero no puede, por amor a la reina de Gran Bretaña, de Reino Unido, de Londres, de Inglaterra y de quién sabe qué más nombres tiene ese país y esa ciudad. Él busca amar a las chicas Bond que el destino y los libretistas le colocan en la vía.

¿Su arma de seducción?, la elegancia. Sabe que debe brindarle a la mujer alguien que está bien centrado y sabe lo que quiere, no sólo los carros Astor Martin y los relojes Rolex que no son más que publicidades subliminales a los que la mayoría de los hombres no tenemos acceso.

Pero hacernos uno o varios trajes para toda ocasión sí está a nuestra disposición y a nuestra obligación. 

La sofisticada mano de los sastres han acompañado a todos los hombres por igual a través de siglos. Una sastrería es el lugar no de cambio de ropa, sino de cambio de actitud, donde se dejan las inseguridades y donde comienzas a darle duro contra el muro a la vida (sí, pensaste que iba a escribir “a la mujer”, pero eso ya es después, con más confianza, de mutuo acuerdo, con sal y pimienta al gusto).

Imagina el día de tu boda. Teniendo tu mucha o poca masa muscular, tamaño, una pierna más baja que la otra, qué sé yo. El traje hecho a la medida te hará el novio que ella merece y el seductor eterno que tú deseas ser para ella. He allí uno de los tantos secretos de tener trajes confeccionados por un sastre, hacen mejor lo que tú temes que sea lo peor de ti, te generan confianza, como la que irradia el espía creado por Ian Fleming.

James Bond nos enseña que un traje a la medida está tanto para una recepción en un coctel, como para estar frente al mar, entrar en una mina, pelear contra secuaces, bailar y desactivar un arma mortífera, manteniendo el estilo y demostrando que el hombre y vestimenta se hacen en comunión cuando la ropa está hecha a la medida, al gusto, se ajusta a sus necesidades y requerimientos.

Un traje a medida es una extensión de la piel y de la esencia misma del hombre y es eso lo que percibe la mujer, hasta que quiere ella desvestirlo a uno, porque cuando uno se viste bien, la mujer quiere bien desvestirlo.

He allí el arma de la seducción y ajustarse a cada ocasión que te da la vida, es la aventura de vivir y siempre verse con personalidad arrolladora, gracias a las prendas de vestir que seducen, demuestran personalidad y salvan al mundo.

El sastre confecciona para tu cuerpo y tú confeccionas tu vida, así como Bond se presenta “Bond… James Bond”, cada uno nos podemos presentar con nuestros nombres y hacer que la mujer se sorprenda y se quite las prendas.

Autor: Serrano… Argenis Serrano

Entradas populares