Tuiteame éste

lunes

Complejo Nº 13: de Alejandro


Resentimiento del hijo contra el padre. Se cuenta que Alejandro Magno, al enterarse de los triunfos bélicos de su padre Filipo de Macedonia, exclamó con ira y desaliento: "Mi padre no me deja ya nada por conquistar". En este caso los psicoanalistas hablan de una "ofensa narcisista del yo".
Federico el Grande sufría de este complejo y su biografía se corta en dos mitades: neurótica, mientras vivía su progenitor, y normalidad cuando ciñó la corona.
Ahora ese resentimiento no es por la falta de libertad de hacer grandes cosas, sino porque los padres le mandan a hacer sus deberes ó por el contrario, no los hacen ellos por sus hijitos. Comienza la gran molestia y es ahí cuando el hijo/a se va de la casa por no aguantar más la mecha, se va a vivir con alguien y cuando ve que el mundo no es fácil, recurre a los padres sólo por un tiempito que pasa a ser muchos años, casi siempre hasta que los padres están en la propia edad de entrar en un asilo o cuando en su desesperación por los hijos que les tocaron, se vuelven locos, ven la puerta abierta y se pierden por esta calles.
Ejemplo nacional: General Eructo Carlés, que no lo dejan conquistar lo que él quiere. Otro es el exalcalde Alfredo Peña, que no le dejaron más nunca espacio en parte alguna para reaparecer, pasando a ser el propio cero a la izquierda.
En la vida pública nacional, Simón Pestana, que no cuaja como actor con el papel que se le coloque y Andreína Álvarez, que no puede conquistar los predios que tuvo cuando era gorda.

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...