Tuiteame éste

martes

No le compro a bachaqueros (de @ReubenMorales)

Autor: Reuben Morales
Fuente: ReubenMorales.com

No debo ser el único. Quienes vivimos en este país, seguramente escuchamos todas las semanas a más de una persona decir: “¡Yo no le compro a bachaqueros!”. Además lo dicen con una firmeza y convicción, como si lo hubiesen puesto en su mapa del tesoro. Lo dicen, casi, con el mismo ímpetu con que Bolívar hizo su juramento en el Monte Sacro. Lo preocupante, es que al escuchar tal declaración, siento nos estamos negando a nosotros mismos como venezolanos. ¿Pues qué es la bachaquería? En el fondo, no es más que obtener un bien a un precio ridículamente barato –si no gratis- para luego venderlo a un precio con el cual saco una ganancia exageradamente alta. 

Sin embargo, así vamos por la vida…
“Yo no le compro a bachaqueros”… pero sí compramos películas quemadas en cualquier puesto que las ofrezca. Bachaquería del arte.

“Yo no le compro a bachaqueros”… pero sí sacamos una carrera a punta de fotocopiar libros en centros de copiado. Bachaquería del intelecto.

“Yo no le compro a bachaqueros”… pero alguna vez le pedimos al cerebrito del salón que nos hiciera un trabajo para sacar buena nota. Bachaquería de la boleta.

“Yo no le compro a bachaqueros”… pero sí compramos cupos electrónicos de divisas a otros. Bachaquería de gift cards.

“Yo no le compro a bachaqueros”… pero sí compramos dólares en el mercado negro de alguien que los obtuvo raspando su cupo afuera. Bachaquería de divisas.

“Yo no le compro a bachaqueros”… pero en una despedida de solteros sí contratamos strippers o “prostis” (perdón, “bachaqueras del cuerpo”).

“Yo no le compro a bachaqueros”… pero si quiero ver mi juego de pelota tranquilo, compro la entrada revendida. Bachaquería deportiva.

“Yo no le compro a bachaqueros”… pero le compro ropa a un buhonero que quizás roba la electricidad que usa, no paga impuestos y no compró o alquiló el espacio que usa para comerciar. Bachaquería buhoneril.

“Yo no le compro a bachaqueros”… pero le he comprado la fecha a otra familia que ya tenía reservada su fiesta en una famosa casa de festejos de la ciudad. Bachaquería bonchona.

“Yo no le compro a bachaqueros”… pero sí le compro los pasajes aéreos en bolívares a un contacto que tengo en una aerolínea. Air Bachackers.

“Yo no le compro a bachaqueros”… pero sí le pago a un gestor para sacarme el pasaporte o la cédula. Bachaquería de identidad.

“Yo no le compro a bachaqueros”… pero sí le compré un Toyota a un funcionario público que me lo vendió porque el estado se lo deja baratico. Bachaquería automotriz.

“Yo no le compro a bachaqueros”… pero sí le he dicho a algún amigo artista que me anime un evento sin pagarle, pues el evento le servirá para hacerse promoción. Bachaquería artística.

“Yo no le compro a bachaqueros”… pero sí modernizamos un país a punta de vender muy caro un líquido que brota de la tierra. Bachaquería macroeconómica.
Y la última…

“Debemos acabar con los bachaqueros criminales”… pero sí se hacen millonarios comerciando bienes públicos a sobreprecio. Bachaquería presidencial.

Al paso que vamos, cambiémonos el nombre a República Bachaqueriana de Venezuela. Nos representa mejor. A pesar de ello, y aunque nos duela, la culpa de la escasez no es del bachaquero. Es de quien genera reglas económicas para propiciar la bachaquería. 

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...