loading...

viernes

Entrar a un Motel a Pie

Un mito actual es el de “si entramos a pie al motel, ¿es que él es pobre?"; para desmontar esta hipótesis de las mujeres, veamos algunos casos relativos a este problema que afecta a miles de hombres que tenemos…tienen poco dinero.

Lo que ocurre en la entrada del hotel, se debe ver desde una perspectiva externa, o sea, frente a la puerta del mismo, con sus golosinas y bebidas predilectas y con una actitud de chisme y mucho de desocupado, porque de resto, estaría teniendo una vida propia y no viendo la pobreza calenturienta de los demás.

Las parejas que entran a pie al motel, de usual, lo hacen con ella agarrando firmemente el brazo de él para que les sirva de guía, porque está viendo hacia abajo con la pena, que se quita con pene, para que no sea penosa, sino penada.

De usual, el hombre que invita, no tiene vehículo, los taxistas les cobran el doble por llevarlos a éste tipo de desnucaderos, lo que le descompleta el dinero y terminará siendo un acto precoz, sin acto, pero precoz.

A veces ella va con cara de cañón (para otros países, cara de cañón en Venezuela es cara de rabia a reventar, estado natural de la mujer, que también tienen los hombres inseguros con su pareja), como manera de protesta porque no le demuestran su amor llevándola en carro, con una burka y llevada a la habitación por 4 eunucos en un diván incrustado en joyas. Se lo demuestran a lo mero macho, con embatidas, chaparrazos y nalgadas.

Ir a pie, motiva el darse un baño antes del acto. Eso es higiene. Él está pensando en sano.

Si él no tiene vehículo, entrar a pie es lo lógico. Más pena es que él la lleve de a caballito. El caballito es después.

Pueden entrar al pie haciendo teatro, con expresiones como “oh, ¿qué es este lugar?, ¿entramos a conocerlo?”, así se torna más interesante.

Si entran a pie quiere decir, mujeres, que el hombre no teme el qué dirán de quienes lo vean, sólo está pensando en ti, sí, en ti-rar.

Están entrando a pie, pero no pidiendo aplausos a todos los peatones o cornetazos a los vehículos, eso es discreción.

Tú, mujer, tampoco tienes carro, así que piénsalo.
Hay soluciones como éstas, que tampoco satisfacen a las mujeres.
Aunque hay algunas que nada las complace, ni cuando las llevan a complacer.

Si se vieron en un centro comercial que queda frente al hotel, ¿cómo puede un taxista calcular el precio por metro cuadrado de traslado? (aunque a la larga, les van a cobrar la carrera completa + el estimado de alcahuetería).

Para que no los vean entrando juntos a pie al motel, pues podrían pactar verse allí y la mujer llegar primero. Eso es también tener iniciativa y no estar después de ningún hombre.

Si entran a pie al motel, sin quejas, miedos o discusiones, hacen más sólida su posición como pareja, amantes, novios, amigos con derecho, que se están pagando las ganas que se tenían, borrachos, lo que sean.

Mientras estacionan el carro en el estacionamiento del motel, les pueden ganar la última habitación. O se lo pueden desvalijar. Recuerden, LA EMPRESA NO SE HACE RESPONSABLE POR VEHÍCULOS NI ARTÍCULOS DEJADOS EN LOS MISMOS, especialmente, el tiempo perdido ni los aires de grandeza u orgullo.

Sí las parejas gay, que son discutidas aún, entran al motel a pie, sin miedo, saltando como Caperucita Roja yendo a la casa de la abuela y tarareando la canción de Los Pitufos, ¿por qué ustedes, mujeres, deben poner peros?

Es una vez normal, de pareja, no es el día de tu boda.

¿Acaso la mujer va descalza?, o ¿sí hace tierra antes pierde fogosidad?

Imaginen que por ir lujuriosos en carro, guardan el carro en el mismo cuarto, no lo apagan y el monóxido de carbono los adormece y mata. ¡Horror!; a pie no ocurre eso, lo más que pueden oler son unos zapatos apestosos, pero no morirán.

Los moteles de paso no son muy bonitos, así que ir a pie es el menor de los problemas. Reflexiona. 

Entrar y salir a pie del motel es decir, “soy una persona moderan, sin miedos, complejos ni prejuicios”, estoy ahorrando por él, por mí, porque hay que estar consciente de la economía actual y para que sobre para la camioneta donde se van a ir a sus casas, ya que sí no hay taxi para llegar, menos para salir.

Con todos éstos portentosos alegatos basados en varias experiencias narradas por personas que han estudiado el caso y que son de mí completa confianza aunque es muy sospechoso que sepan de esto “porque les contaron”, podemos concluir con firmeza que:

SÍ, QUE TE LLEVEN A PIE AL MOTEL ES DE POBRES Y SÍ NO MEJORA EN OTROS ASPECTOS IMPORTANTES, EL CARAJO NO VALE LA PENA, PERO A VECES “EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS”. Y PREPÁRATE, PORQUE EN LOS MOTELES TAMBIÉN HAY COLAS JUNTO A OTRAS PAREJAS POBRES COMO USTEDES Y LOS HOMBRES ESTÁN DISPUESTOS A TIRARSE ESA COLA, PARA TIRARSE ESA COLA. UNA SOCIEDAD UNIDA, EN PRO DE JUNTARSE MÁS, ENCHUFÁNDOSE EL MACHO CON HEMBRA Y LA OTRA TOMA USB.

Y... SÍ SABES CÓMO ES ÉL DE LIMPIO, ¿PARA QUE VAS?

(Artículo respaldado por la asociación de machucaderos y reventaderos para los estratos sociales bajos que pagan por horas y las usan completas los muy pichirres, de Venezuela. No es apoyado por la cadena de moteles grandes y de lujo, donde se debe entrar con vehículo, para cobrarles por ello también).

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...

...