Tuiteame éste

jueves

Jóvenes venezolanos tristes se oponen a la diáspora venezolana

Un grupo de jóvenes y muchos varios adultos nos hacen llegar un mail donde, de manera muy concreta y argumentativa, hacen entender su negativa a que la migración siga siendo la solución a los problemas del país, fundamentado básicamente en la falta de dinero de los firmantes, para irse también y lo perjudicial a sus corazones.

Acompáñenme a ver esta triste historia:

Nosotros, grupo de jóvenes de buena voluntad, venezolanos, solteros de nacimiento y -por lo visto- hasta la muerte, nos oponemos a que la solución sea la diáspora de venezolanas que se van a otros países a buscar ese futuro mejor que nosotros matando tigres, con sueldo mínimo o con lo que nos da la pensión y/o nuestras mamás, no podemos ofrecerles.

Da netamente asco ver cómo ellas hacen un viaje de cinco días en un bus, llegando con sus nalgas hinchadas y eso atraiga a esos chilenos, peruanos, argentinos con sus abrigos, barbas, pieles claras o con carro, casa, electrodomésticos y tarjetas de crédito que funcionan para algo y les queda efectivo para darles una estabilidad por la cual nos dejaron.

Esta diáspora impulsada por el régimen de nicolás maduro, al que tampoco le interesa el amor, quizá en venganza porque está casado con cilia flores, ha dañado nuestras relaciones. Algunos han tenido que caer en lo bajo de pedirles aunque sea el "polvo de despedida" a las viajeras que al final acceden para irse livianas y resulta que en los hoteles de mala muerte cobran precios caros y en el efectivo al que no llegamos y no tienen punto de venta, dejándonos calientes de cuerpo y de rabia.

Esta migración forzada está haciendo ver a la mujer venezolana emigrar como una interesada y no es así, pero esos crápulas extranjeros en sus países se aprovechan de ellas dándoles el cariño y seguridad que quizá sí nosotros trabajáramos, estudiáramos y bueno, mejor culpar al régimen de todo y no a nosotros, pues ellas estarían aquí, y no dándoles de su lomito a esos perros, ¡como odiamos a esos hombres!

Por ésto, exigimos se acabe ya éste régimen hambreador que nos tiene pasando hambre de las que nos queremos comer y que se va a dar de su sabor venezolano a otros lados con la excusa de la seguridad, fuente laboral, estabilidad y futuro que con nosotros no iban a tener.

Y sí pudiéramos irnos, no tendríamos a dónde llegar porque sus room mate ya les presentaron a alguno y no nos van a dar cobijo y manutención, ¡eso es injusto!; peor es que a lo mejor nos agarran las feas que perdieron al novio por culpa de una venezolana. Por eso y más no queremos emigrar, que cada quien se reproduzca con quien sea de su país. Ya ni las hijas de extranjeros que estaban acá. nos quieren. ¿Con quién nos quedamos, con las milicianas?, eso es casi que necrofilia con las viejas esas.

Nos oponemos a la diáspora por todo lo antes descrito y culpamos al gobierno y a los buitres que les ofrecen trabajo a nuestras chicas nada más que para enamorarlas porque saben que acá lo que hay es calidad.

FIRMAS ILEGIBLES, por todos los cachúos, rechazados, abandonados, negados, negreados y pajizos de Venezuela.

P.D.: Chamitas, sí leen ésto, por favor, aguanten, no se enamoren de otros por allá, acá hay un corazón sin nada que ofrecerles más que amor y ganas. Que eso no dé mercado, es lo de menos, no sean interesadas.

martes

Me diagnosticaron un síndrome (de @ReubenMorales)



Reuben Morales

Desde hace un tiempo para acá mis amigos no me llaman, mi esposa me rechaza y los sábados en la noche no tengo planes. Preocupado por ello, fui al médico y éste me mandó a hacer unos exámenes de sangre. A la semana volví y el doctor, muy preocupado, me miró a los ojos, tragó fuerte y me dijo: “Amigo, ya analicé los resultados del examen y debo decirle: encontramos algo. Le voy a ser lo más sincero posible y disculpe la crudeza, pero usted padece de un síndrome muy grave: no usa barba”.

Salí aturdido de la consulta. ¡Todo comenzó a tener sentido! Todos los hombres en el pasillo de la clínica usaban barba. Noté sus miradas de desprecio. Solo basta concientizar algo, para empezar a vivirlo en todos lados.

Por ejemplo me tocó asistir a una entrevista de trabajo. Tras ver mi hoja de vida, el gerente de recursos humanos me dijo: “Amigo, muy bueno su perfil, pero lamentablemente no contratamos gente sin barba. Se ven viejos… como vintage… no generan empatía con los clientes”.

Otro día llegué a una fiesta en donde me habían contratado para presentar mi show de stand up comedy y quien me recibió en la puerta dijo:
-          ¿Y usted quién es?
-          Donald Trump… ¡No, vale, soy el comediante que contrataron!
-          ¿Comediante?... ¿Seguro, amigo?... O sea, usted es gracioso, pero es que no sé… no tiene barba.

Ya, paranoico por la situación, me tocó entrar a una farmacia. La dependiente me preguntó qué quería. Yo balbuceé, apenado, y ella me respondió:
-          ¿Un condón?
-          No, una afeitadora –le dije murmurando y agachando la cabeza.
-          ¿Qué?
-          ¡Una afeitadora!
-          ¡¡¡Ajá señores, miren acá!!! ¡¡¡Un hombre que se afeita!!!

Eso me ofendió profundamente. Inmediatamente busqué su identificativo para denunciarla con la jefa y cuando le veo el cartelito en el pecho, me doy cuenta de su irónico nombre: Bárbara.

Luego fui a una cena familiar. Allí estaba un tío mío hablándole a mi primo menor. “Hijo, mi sueño es que te vayas a los Estados Unidos, estudies en Harvard y tengas una barba varonil”. ¿De cuándo acá la barba pasó de ser un símbolo comunistoide a ser el símbolo del hombre capitalista actual? ¿Acaso seré madurista por estar afeitado? ¿Si Sansón viviese hoy su fuerza estaría en la barba y no en el cabello?

Ya derrotado, no me quedó sino buscar ayuda profesional. Me metí en “Afeitohólicos Anónimos”. Recuerdo esa primera reunión:
-          Hola, soy Reuben y soy afeitohólico.
-          Hola, Reuben –dijeron todos.
-          Quiero confesar que hoy no aguanté y me afeité.
-          ¡Noooooo!
-          Pero no fue solo eso: ¡me eché “after shave”!
-          ¡Uuuuuuuuuuy!
-          Y lo frotaba por mis cachetes… Es que me gusta sentir mis cachetes lisos.
-          ¡Uaaaagh!
-          Y después tuve que botar la afeitadora. La gasté en menos de una semana.
-          ¡Mándenlo a rehabilitación!
-          ¡Tranquilos, yo voy a poder! ¡Un pelo a la vez! ¡Solo por hoy!

Tras varias sesiones, el esfuerzo fue inútil. Pasé meses de agonía. Mi familia trató de cambiarme. La sociedad trató de cambiarme, pero fui más fuerte. Hoy en día llevo con dignidad mi cara afeitada. Me he convertido en la voz de muchos hombres que, como yo, sienten incomodidad al usar barba. Hasta saqué mi propia charla motivacional: “La culpa es de la barba”. Todos los días me llegan cientos de mensajes de más y más hombres que salen del closet aceptando su condición de afeitados. Incluso hemos fundando clubes a nivel mundial. ¡Ya basta del pisoteo al hombre sin barba! ¡Nosotros también tenemos derecho al voto!

Afortunadamente la sociedad me ha ido aceptando poco a poco. Tengo días buenos y días malos, aunque cada vez son mejores. Sin embargo, recientemente fui al médico para una consulta de control por mi síndrome de afeitado permanente y el doctor me dio una muy mala noticia. Resulta que tras unos nuevos exámenes, he sido diagnosticado con otra enfermedad peor. Tengo 37 años… vivo en el 2018… y no tengo ningún tatuaje.

viernes

#Microcuento: La Policía


“El joven a punto de desposarse y su padre, no salían del asombro de que la señora -madre y esposa respectivamente de los referidos-, no había colocado pero alguno a la despedida de soltero que ya ella suponía sería picante. 

Ellos evitaron divulgar el lugar y hora de dicho evento. 

Esa noche, entre amigos, tragos y demás, esperaban a la streeper que sería el colofón de la diversión. Una mujer vestida de policía hizo su aparición…todos muy fascinados…mucho más cuando entró otra y más atrás unos policías y se veían las luces azul y rojo del cubilete de la policía que los arrastraba a todos con los pantalones abajo y bebidos, metiéndoles 24 horas de arresto, tiempo el cual la madre del futuro esposo y su próxima confabulada nuera pagaron para evitar perversiones y que sirviera de escarmiento al viejo por lo que haya hecho y el joven por sí lo pensaba hacer. 

Ellos jamás se enteraron quiénes habían echado el pitazo”. 
EL ACABÓSE.

martes

Caricatura de @ElRechiste "Mascotas"

Sí es así con los humanos, imaginen a éstos pobres chicos...

Otra genialidad de Juan Carlos Partidas "@ElRechiste"

Algunos son víctimas de sus padres/dueños. 🙄 🐕


domingo

El Zombi Bombi: "Arwrarwrirwrarwro" (video de "31 Minutos")

Hay momentos en la vida que uno dice, ¿dónde estaba yo, que no te había visto?, o más pedante, ¿dónde te me habías escondido?

Éste es uno de esos instantes, esta nueva obra maestra de 31 Minutos, y digo nueva porque quiero, no porque no haya más luego de ella. 3 años y hasta ahora gozo con éste tono, digno para ser mi ringtone.

Despúes del "Maná - Maná" de Los Muppets, definitivamente esta canción merece sonar en todas las radios, discotecas, minitecas, rocolas y radios de los ancianatos del mundo.

viernes

#Microcuento: Marciano


“En Cagua, Estado Aragua, Venezuela, hay una empresa dedicada a fabricar porrones que se llama Venus. Su propietario, un maracucho, se llama Marciano y tuvo hace un par de meses problemas con la tierra arcillosa que se usa para fabricar los porrones. Para solucionar el problema, el dueño llamó a la suministradora de la tierra arcillosa y le dijo lo siguiente a la secretaria: 

- Hola, soy Marciano, de Venus. Tengo problemas con la Tierra. Marciano aún no se explica por qué le colgaron el teléfono tan violentamente”. 
HASTA ACÁ.

sábado

Vivir con el autocorrector y no morir (de @ReubenMorales e @IvanDugarte)

Reuben Morales
Iván Dugarte


¡Ya lo descubrimos! El verdadero origen de los problemas con su pareja, su jefe y sus clientes no es usted. Es el autocorrector del celular. Por eso el comediante Iván Dugarte y yo nos hemos unido en este artículo para regalarle unos consejos sobre cómo lidiar con éste (y si se nos va un error, discúlpenos, pero esto fue escrito en el teléfono).


Primer consejo: no escriba nada por whatsapp. Mejor tome un marcador negro y un papel y escriba a puño y letra su mensaje. Luego tómele una foto a eso y lo envía (ojo, si al escribir la nota usted mismo se equivoca, ya el asunto es grave y no lo podemos ayudar).


Ahora, si no quiere renunciar a escribir por el celular, entonces compre un millennial y hágalo su esclavo. Solo deberá dictarle lo que quiera decir por whatsapp. Además podrá hacerlo a velocidad conversacional, pues los millennials vienen con una capacidad innata para escribir mil doscientas palabras por minuto sin un solo error. Pero ojo, si piensa mandar foticos íntimas, no use al millennial. Podría terminar en Hollywood, pero por su fama de acosador sexual.


Si quiere aprovechar el autocorrector para pasar como “persona de mundo”, le tenemos un truquito: ponga el diccionario de su celular en inglés. Así, cuando el teléfono le corrija, usted terminará mandando mensajes bilingües, con palabras como “please”, “bye bye” o “whatever”.


Si no, le tenemos otra opción para quedar culto. Digamos que, en efecto, el autocorrector del celular hizo de las suyas y mandó una palabra no deseada. No se preocupe. Deje el error en la conversación y dele la vuelta dándole la razón al autocorrector. Analizándolo bien, el autocorrector es inteligente y, como dicen los coach, sus palabras no son inocentes. Veamos algunos ejemplos.


Cuando uno escribe “jajaja”, él coloca “jaranas”, lo cual significa bullicio (forma culta y hasta rebuscada de referirse a la risa). Cuando dices “voy a comer en Burger King”, te pone “Burger Kong”. No está mal. Tras comerte esas calorías, parecerás King Kong. Si por ejemplo tratas de escribir “Diosdado”, te coloca “Disipado”, sinónimo de vicioso o depravado (el conspirador es el autocorrector, no nosotros, ¿ok?). Si escribes “Nutella”, te pone “Botella”. Él ya sabe que es un vicio, como el alcohol. Ahora, trata de pedirle a alguien por whatsapp un video del “Dura Challenge” de “Daddy Yankee”. Te coloca el “Dura Caliente” de “Dady Taller”. Nuevamente tiene razón. Los videos en redes del “Dura Challenge” han terminado reemplazando a los afiches porno usados por los mecánicos de taller. Por otro lado, si está en una de cine y escribe “Harry Potter”, él coloca “Larry Porter”. Solo hay una explicación para esto: cambia el nombre por arte de magia. Si trata de escribir “Bitcoin”, coloca “Botín” (básicamente lo que uno tiene cuando la criptomoneda sube de golpe). Si usted escribe “DolarToday”, inmediatamente pone “dolorosa” (el programador del autocorrector debe ser venezolano, ¿no?). Si estás en el aeropuerto y escribes “Boarding pass”, el autocorrector te pone “Parking Pass”. Es básicamente lo que sucede cuando llegas a la puerta del vuelo, te anuncian un retraso y quedas ahí, estacionado por horas. Por último, hicimos el intento escribiendo “Donald Trump”. El celular lo corrigió a “Donald Truco”. Tiene toda la razón. El congreso norteamericano realizó trucos de magia para desaparecer sus radicales promesas (lo mismo que Donald con buena parte de sus colaboradores cercanos).


Ahora, si nada de esto le funciona, tómese una foto con un amigo que padezca polifracturas en la mano. Entonces, cuando envíe el mensaje y el autocorrector le cambie unas palabras, mande la foto con su amigo y escriba: “Disculpa, estaba ocupado y el mensaje lo envío mi amigo. Gracias por entender”.


Ojalá estos consejos le permitan convertirse en el real amo de su celular (y no al revés). Nos despedimos de ustedes los humoristas Reúnen Morales e Iván Jugarte.

Fuente: www.reubenmorales.com

viernes

#Microcuento: Preocupación de Pareja


“En camino a su casa y fuera de ella, él se sentía feliz y relajado, pero al volver a su hogar se entristecía. 
A ella le ocurría lo mismo, con la diferencia que salía muy poco. 
Tanta presión social, más lo cotidiano, estaba obligando a la joven y hermosa pareja el hacerles ceder ante la idea del divorcio. 

Llegado el día de la explosión, no les quedó otra que buscar la solución más fácil y a la vez la que pareció más dura: Enviar al tío de ella que estaba allí arrimado a un geriátrico que aunque caro, podían atenderlo y no seguirles jorobando la vida ya que el viejito era más mala mañoso que ninguno y los tenía hartos. 
La idea del divorcio sólo la tuvieron quienes leyeron esto, ya que siempre se transforma en la solución primera, cuando debería estar más allá de la última ¿cierto que lo pensó usted lector/lectora?”. 
SANSEACABÓ.

domingo

10 razones de porqué Blogspot es mejor que WordPress

Las empresas, marcas, vendedores, empresas de publicidad acostumbran a pelar el pedal, equivocarse, fallar, errar, pelar bola, desbarrancarse, caerse de culo, pelar gajo y similares cuando quieren colocar su publicidad directa o "sutil" en blogs, sea con follow, no follow, banner, HTLM, imagen fija y todo lo que no está entendiendo quien me lea y que hace asentir con la cabeza mientras babea a los blogueros que comprenden esta realidad.

Nótese que el logo de Blogger es anaranjado, el mejor color que existe;
en cambio el logo de WordPress  es gris, color del suicidio.
El mayor fallo de los ya mencionados arriba es que andan buscando blogs con WordPress o similares porque dizque son mejores. ¡ERROR 404, GENTE QUE ME LEE!, tener Blogger es mucho mejor, aunque los muy desgraciados de Adsense me quitaron la publicidad porque coloqué la foto de una gallina muerta y la detectaron como desnudez. Aunque para mí fueron mis enemigos políticos y gente que envidia mi éxito de poder aún caminar rápido y respirar, algo que muchos zombis no pueden hacer.

Quiero, con argumentos breves pero sólidos, demostrar que BLOGGER o BLOGSPOT ES MEJOR QUE WORDPRESS, así:


2) Blogger es como escribir un correo, así que más personas lo utilizan y el movimiento es mayor. WordPress es como llenar una declaración de impuestos luego de un curso relámpago de Word y estando borracho.


4) Los bellos temas y fondos y diseño de Blogger hacen que más mujeres y homosexuales escriban, lo que amplía el mercado ya de hombres chéveres como quien suscribe. En cambio WordPress es árido y sólo escribe gente que quiere aburrirte y desesperarte y mientras vas leyendo la depresión se hace parte de ti y terminas no entendiendo y apagando la computadora, meditabajo y cabitabundo, sin saber el por qué de tal decepción par con la vida.


6) Tienes que buscar gadgets para la publicidad, la que meten con la imagen, se confunde y envía al usuario a otra página, se molestan y no ven la publicidad que quisiste colocar y eso afecta el SEO, el NEO y el Marketing Analitycs y demás, lo que hace que la presencia de tu mensaje no se detecte en ninguna parte.
Con Blogger, sencillito y a colores. Se nota, cliquean lo que tú subrepticiamente colocaste y eres feliz.


8) Las letras (fuentes) y sus tamaños en Blogger son como escribir en Word, con muchos colores que se ajustan al fondo y a los laterales. Da gusto. En cambio WordPress es árido, misma tipografía, letras grises como la mala suerte que da usar esa página.


10) Los blogueros son de Blogger pero ¿qué son los de WordPress?, ¿guorssspresseros?, ¿qué demonios es eso?; escribiendo en páginas así ni vida secual se puede tener. En cambio con Blogger, atraes al público lector sin necesidad de sexo o similares, porque el sexo lo tienen los blogueros en su propia vida de felicidad con un blog que sí da felicidad.

Sí éstas razones no convencen a los clientes a publicar sus publicidades en blogs, que son el último bastión contra la censura mundial y que llegan a más clientes potenciales, entonces todo está perdido, no se quejen que no vendan y los manden al demonio.

De convencerse de las ventajas publicitarias de quienes escribimos en Blogger, pues contrátenos, tengo 5 blogs a sus órdenes. Esta es una muestra de publicidad supraliminal.

viernes

#Microcuento: La Prueba de Embarazo


“La chica nerviosa esperaba la prueba de embarazo desde muy temprano en el laboratorio; ya desde el día anterior cuando se realizó la toma, su preocupación estaba en el cenit, superior a cuando supuso que estaba embarazada luego de su primera vez con el hombre que amaba y le respetó, apoyándole en lo que saliera de esa prueba.
La prueba le fue entregada y el grito estentóreo se hizo sentir: ¡SALIÓ NEGATIVO! Su emoción era inmensa y el alma le volvió al cuerpo. El chico al enterarse entremezcló la alegría con la tristeza de no ser padre del hijo de la mujer que él quiere.
Ella por su parte, esa misma noche fue a celebrar con unas amigas, bebió, se sintió una heroína inmune y al regresar llamó a un chamo que le servía de asistente a su progenitor en el camión de encomiendas, casualmente hasta ese día. 
Ese sí le montó el niño y ella no pudo encasquetárselo al otro, no por no querer, sino que ya le había dado el resultado anterior". THE – END = FIN.

Tutorial para cruzar la frontera con Colombia a pie (dignamente) (de @ReubenMorales)

Autor: Reuben Morales
Recientemente viajé a Colombia por tierra, cruzando por Cúcuta. Fueron 48 horas de viaje. Uno de las travesías más impactantes de mi vida. Los venezolanos estamos tan desesperados, que la casa colonial donde sellan la entrada en Cúcuta, ya la vemos como el castillo de Disney (y cuando te le acercas, en tu cabeza hasta suena la cancioncita “When you wish upon a star” y ves a Campanita volando). Como muy probablemente usted esté pensando hacer este viaje (o ya lo hizo), aquí le colaboro con seis consejos para hacer de su cruce algo más digno.
Número uno: lleve tres partidas de dinero. Una para comer en las paradas, otra para mantenerse los primeros días en Colombia y otra, en efectivo, para los frescos y los pollos (y la familia) de los guardias nacionales.
Lo segundo: practique medicina antienvejecimiento en el viaje. Para esto, despídase de su familia en la casa. Nada de llevarlos al terminal. Si no, vivirá un drama de separación tan grande, que de golpe le caerán diez años encima. Si aplica esto y lo suma a las horas de aire acondicionado glaciar dentro del bus, llegará a Cúcuta viéndose más joven que la foto de su pasaporte.
En tercer lugar: fortalezca el musculito del guarapo. Cruzando la frontera se le aguará mucho viendo las despedidas del terminal, las masas cruzando la frontera o la situación de muchos compatriotas en Cúcuta. Si no quiere llorar, fortalezca ya el músculo del guarapo. El mismo queda ubicado justo debajo de la manzana de Adán. Es esa válvula que se contrae y duele cuando uno observa algo sentimentalmente abrumador. Para controlarla, solo ejercite el músculo del guarapo. Es muy fácil. Vea la película “Coco” todos los días o, si no, fájese a picar cebollas. Cuando sienta venir esas ganas de llorar, apriete el musculito del guarapo y afloje… apriete y afloje. Haga veinte repeticiones tres veces a la semana por un mes y listo. Ahora cruzará la frontera a pie tan tranquilo como Maluma cuando desafina y no se da cuenta.
Cuarto consejo: ejercite su brazo dominante. Cuando le toque caminar desde San Antonio del Táchira hasta Cúcuta, deberá rodar su maleta todo el tiempo por el asfalto (y como las rueditas de las maletas están hechas para pisos de aeropuertos…). Por eso haga mancuernas un mes antes del viaje. Si no, vaya con su maleta a la estación de metro de Plaza Venezuela y practique el “maleting” (porque ahora toda disciplina termina en “ing”). El “maleting” consiste en montarse sobre su maleta para dejarse llevar por una multitud enardecida. Lo mismo que vivirá cruzando a Cúcuta. Y si nada de esto le funciona, entonces escríbale un correo a la gente de Samsonite a ver si nos fabrican una maleta edición “Cúcuta” con rueditas Michelin.
Quinta advertencia: medite con mantras fronterizos. Cuando esté cruzando la frontera y vea a un guardia nacional mirándolo con intenciones de revisarlo, repita el siguiente mantra en voz bajita: “No existo, soy invisible… no existo, soy invisible…”. Inmediatamente emanará una vibración que transformará su aura en un campo de protección anti sobornos.
Sexta recomendación: no dé lástima. Al momento de cruzar la frontera, usted se sentirá como un refugiado sirio. Se imaginará en plena Guerra Fría caminando de Alemania del Este a la Alemania Occidental. No permita que sus seguidores de redes se compadezcan de usted. Todo lo contrario. Cuando llegue a la Cúcuta fronteriza, verá que es igualita a una calle cualquiera de la India. Entonces tómese una selfie con todo ese escenario atrás. Después escriba al pie de la foto: “Aquí, en mi viaje espiritual a la India con @IsmaelCala”. La envidia y admiración de todos, subirá su autoestima (y sus seguidores).
Así culminan mis seis recomendaciones para cruzar la frontera dignamente. Si las sigue, le auguro un viaje más placentero. Y si no las sigue, es que el Guardia Nacional es usted.
Fuente: www.reubenmorales.com

lunes

Usar Salvaescaleras salva a quienes quieres y a ti


El que le pega a la familia, se arruina. No aplica cuando tú hiciste algo mal y mereces ser castigado o castigada, pero no castigada como en el cuarto rojo de las 50 sombras del hombre con real, porque de resto sí no eres millonario o no estás bien dotado como yo, no las puedes castigar.

Y es que hay que darle su cocotazo al que le dicen que cargue a su abuela o a su hermano convaleciente o un familiar que use silla de ruedas y no lo haga, lo haga mal, se les caiga o termine con hernias por hacer mal esfuerzo.

¡Mi gente, háganse el favor de pensar en grande!, no está cargando bultos, están cargando vidas y con el agregado que son vidas que quieren. Y también aterricen en este siglo. En vez de cargarles por las escaleras, ¿por qué no mejor buscan los precios de salvaescaleras?, yo creo que seguro de que le llegan al precio de la compra, al de la instalación y al del mantenimiento de por vida, porque es más barato que un dolor en la espalda baja y en el occipucio y del chirrinchi de la familia porque no trasladas a tu familiar.

¿Y saben qué es sabroso para una persona con “discapacidad”? (uso la palabra para destruirla ahora, el término correcto es, personas con capacidades especiales o diferentes, agarren allí, groseros ignorantes), pues para ellos es rico que les trates como iguales y poder usar ventajas dignas. Y un salvaescaleras es un goce para ellos, no sólo porque les ayuda a subir y bajar, sino porque lo pueden activar ellos mismos y su dependencia a otros es menor y es mayor a sus ansias de demostrar ese torrente de energía que son en realidad.

Y también hay ascensores, plataformas y mucho más, no es ciencia – ficción. Y te sirve a ti, que como yo eres uno más en FUNDAFLOJERA. Cuando la persona no lo use, te haces el loco y te trasladas con plácemes.

Lo hacen las compañías, edificios, hoteles y demás, ¿no lo vas a hacer tú?, ¿o acaso crees que eso es de televisión nada más?, ¡pues que actitud ignorante, joven!; en este artículo, para azuzar tus sentidos, dejé un enlace que te trasladará a las salvaescaleras, busca el color y déjate llevar, porque es una experiencia en 3D, que te animará más para llevarla a tu vida real. 
Allí te adelanté una ayuda, para que te ayudes a no herniarte ni te den tu coscorrón como Don Ramón a El Chavo, que por cierto, ¿por qué ese señor le pega a un huérfano?

Mientras resuelvo ese misterio, ayúdate a ayudar a quienes amas, unas salvaescaleras les trasladarán a todos ustedes a una vida de movilidad digna. Humor y Paz.

viernes

#Microcuento: Home Alone


“Las personas de esa casa estaban aquel domingo muy tranquilas, calladas, quitas. Se podía escuchar una aguja caer en el suelo. 
De manera sigilosa apenas veían por las rendijas de una ventana cerrada, temerosos de no ser vistos. 
La espera se hacía larga, sólo el toque de un timbre y de una puerta delataba el por qué se escondían…sí…estaban los evangélicos y Testigos de Jehová en la puerta con ganas de predicarles”. 
Y la historia se repite siempre, porque para ser religiones, jamás hay comunión de estilos entre ellas. 
FIN.

lunes

#Maracay, Ciudad Jardín de #Venezuela


Maracay, te quiero y por eso debo decir todo lo que es y que deploro que se. Porque así es la amistad. Ni me burlo ni te odio, más bien te doy duro contra el muro y no te duele porque es una pura metáfora. Lo que no es contrario es mi cariño, pese a que…

Hueles tanto a orine que bien ya te dicen “la ciudad de Mea_racay”, y es un jardín regado y abonado con lo miao y cagao.

Los semáforos son más inteligentes que la mayoría de los osos y de los peatones.

Muchos cruzan la calle por donde les sal el forro de la gana y se ofenden si les reclaman que cruzaron con la luz errónea.

Los motorizados van en sentido contrario y ay de ti sí les critican, aunque te hayan arroyado.

El museo de historia está desvencijado y ya ni él mimos se quiere contar como historia.

Las putas viejas se paran a las puertas del museo de día y sin pena, como parte de la exhibición o para que les digan qué precio cobrar, según la antigüedad de cada una.

Los 3 diarios principales, son: uno mafioso, el otro chabacano y el otro sifrino.

Las emisoras radiales sólo son para vender, pero no con calidad. Se mantienen con la peor música y defenestran a la buena. Y las que de verdad quieren innovar, terminan falleciendo de manera innovadora.

A una plaza le rebajaron el número de árboles que degradaron a matas. Y sigues siendo Ciudad Jardín, ¡qué empoderada eres!, ¿o nos estamos mintiendo?

Las calles son reparadas con más macadán sobre los baches que crean desniveles que propician huecos y grietas vecinas que son rellenas luego muy tarde con más macadán y así en un ciclo sin fin de parchos, grietas, huecos y carros averiados.

Peatones (volvemos al tema), que cruzan la calle con luz verde y tienen el tupé de creer que el carro se debe parar en un metro aunque venga a 90 kilómetros prohibidos por hora en zona muy transitada.

Con las tradiciones de interrumpir al que habla para contar su parecer que le parece más importante, tan sólo para no demostrar su inseguridad personal de sentirse relegado en hechos y acciones estrambóticas. No respetar las normas del buen oyente y buen hablante. Alegatos tan pueriles que terminan en gritos.

Querer ser primero hasta en lo más grotesco. Cayendo en lo bajo de decirse a sí mismo “marico”, llegan los maracayeros a decir “vine de marico y compré esto caro y…” y allí el otro interrumpe para ser líder, diciendo: “no vale, más marico soy yo”. Ser marico es hasta competitivo.

La ciudad vejada por los eventos culturales, de espectáculos, siendo la víctima de Bullying que quedó entre Caracas y Valencia.

Donde luego de visitar los centros comerciales, a la Madre María de San José, el Museo Aeronáutico, los restos del Parque de Ferias, no hay más nada que ver y te apena cuando quieres pasear a la gente, porque lo demás como que no atrae. Y es cierto, no atrae.

Donde la vida nocturna ha bajado por el costo de la vida e inseguridad, salvo a los que no temen a la muerte porque parte de su séquito son, salen al pórtico de su casa a jugar dominó, cantar la zona o a criticar a la vecina que está más buena que ellas.

Donde la gente se esconde si vienen los Testigos de Jehová, pero salen cuando hay un tiroteo, porque quieren ver las balas ¿?, para luego en la mañana salir a comprar un diario y ver cómo salió la foto del que ya saben está muerto.

Donde se quejan del calor y del frío por igual, ya que nada les embona.

Lugar en el que al llover, el agua corre y a la vez se empoza, rompiendo toda lógica física.

En que los ciudadanos cuando llueve se ponen chaqueta con capucha para taparse pero andan en shorts cortos cerca de la raja y chancletas, como sí uno se resfría sólo con la parte de arriba.

Donde usar traje y corbata o es de rico o es de evangélicos y te ven extraño.

En la que la hotelería es cara y luego se preguntan, ¿por qué no hay turismo?, o ponen a los amantes a hacer cola pública para pagar el motel con el efectivo que no hay, porque no les da la gana de tener punto de venta, así como no les da la gana de asear las habitaciones, sólo porque cobran dizque barato comparados con el Hotel Aladdin.

Donde no hay canecas para la basura en sus avenidas principales, ¡qué quedará para las transversales!

En el que la gente por estar pagando, se la da de arrecha con los demás. Y cuando no pagan, también, porque es la cuna del yoísmo, individualismo y yo primero, segundo, tercero y cuidado te quiebro sí te me adelantas.

Donde toda forma de abuso, tiene dolientes y se ofenden sí buscas justicia.

La Ciudad Jardín con menos árboles y flores cada vez.
En que no se riegan las plantas, pero sí se lava una acera a manguerazos.

Maracay, no creas que estoy hablando mal de ti, comento lo que pasa y me quedo corto, lo sabes. Estás en todo tu esplendor. Acá estudié, trabajo, hice amigos, conocí la bohemía, el dolor, la alegría, la cultura, el deber ser, la historia, tu historia, hago la mía.

Tienes pocos edificios altos y pocos te visitan por un temor que parece de cavernícolas.

De ti no me quiero ir aunque el país me está empujando, porque acá, salvo las transgresiones cívicas que hacen sus propios habitantes, mayoritariamente porque les importa verga todo, tú eres ese lugar calmo y con gente buena (que jode, aunque temerosa de demostrarlo no sea que los fusilen), en el que quiero hacer mi destino, en el cual ya empecé.

Y sí, vivo en un municipio que es tu apéndice de antes. Pero estamos tan entrelazados que el cariño es el mismo.

Ojalá que la gente cambie, para que tú evoluciones como debes. En pie te sostenemos los buenos ciudadanos y ese cariño que eres tú. Feliz día por siempre, Maracay, eres mi sonrisa de más veces en el año.

miércoles

El momento “Amor, tómame una foto” (de @ReubenMorales)


Reuben Morales

No es solo a mí. Le he preguntado a varios maridos y todos padecemos lo mismo: a nuestras esposas no les gustan las fotos que les tomamos. Pudieran ser tomadas con un “iPhone 23” y, sin embargo, no llenarían sus estándares de calidad. Es una rara condición que compartimos todos los esposos del mundo. Es como si al momento de contraer matrimonio y decir “acepto”, se nos atrofiase la zona del cerebro apta para tomar fotos.

Esto siempre sucede de la misma manera. Uno, esposo, puede estar en la situación más relajada de la vida. Digamos que en un monasterio del Tíbet, repitiendo mantras para alcanzar la paz interior absoluta (o acostado en la playa con un trago en la mano), cuando de repente llega a nuestros oídos la siguiente frase: “Amor, tómame una foto”. De inmediato se nos tensa el cuerpo, nos invade el pavor, nos recorre un escalofrío, comenzamos a sudar frío y en nuestra mente solo aparece una frase: “La voy a cagar”. A pesar de eso, uno afronta el chaparrón con dignidad.

Entonces ella empieza: “Mira, yo me voy a poner aquí y tú me tomas varias fotos, rapidito”. ¡Concha de mango! ¡Cuantos más diminutivos use ella al final de la frase, más meticulosas deben ser las fotos! Si no, podría haber divorcio. Sin embargo uno toma el celular, va y se para frente a ella, esperando verla sonreír, pero de repente escucha:
  • ¿Las tomaste?
  • No, amor, estaba esperando que sonrieras.
  • ¡Pero dale!… Empieza a tomarlas, que estoy posando.

En ese momento sale a relucir lo que significa la palabra “foto” para un hombre y para una mujer. Para un hombre, una foto es “un recuerdo capturado por el lente del celular para ser llevado por siempre”. Para una mujer, en cambio, la palabra “foto” se define así: “Soy una modelo de Victoria’s Secret con miles de seguidores en las redes y en este momento estoy en una sesión de fotos para la edición de trajes de baño de la revista “Sports Illustrated” (la cual me está pagando un millón de dólares). Mi misión es arruinarle la autoestima a todos mis seguidores, mostrándoles la buena vida que me doy”.

Termina uno de tomar las fotos y ella dice “Para ver”. En ese momento uno entrega el celular temblando (como si le fuera a dar un pedazo de carne a un tigre hambriento). Ella lo agarra, ansiosa, ve y de inmediato suelta: “¡Amoooor, me cortaste la punta de la uña del dedo anular del pie derecho! ¡Y mira el aire que dejaste arriba!… ¡NO!… ¡Y en ésta salió mi perfil malo!… ¡Cónchale!… ¿Qué te cuesta? ¡Usa el sentido común!”. Claro, solo que el sentido común femenino llevamos siglos investigándolo y al respecto solo hemos llegado a un común sentido de la ignorancia.

Tenga paciencia. Éste episodio se repetirá varias veces hasta que ella, cansada, nos sacuda de allí y escoja la foto “menos fea” que le tomamos. Lo que comenzó como una minisesión para exponer sus bellezas, termina convirtiéndola en un ogro mata fotógrafos.

Amigo soltero, esto será así cuando se case. No puede hacer nada al respecto. En mi caso particular, llevo como 4 años de relación y en todo este tiempo mi esposa solo me ha felicitado una vez por una foto que le tomé (y creo que me estaba trabajando psicológicamente para comprarle un vestido). Definitivamente una buena foto es como el orgasmo femenino: solo pocos lo han presenciado.

Por eso, amigo, cuando usted conozca a esa mujer especial (ésa que le inspira a formar una familia por el resto de la vida), pídale el celular prestado, tómele una foto y de inmediato le regresa el celular. Si al ver la imagen ella dice “¡Ay no, salí fea!”. Cásese, amigo. ¡Usted ha encontrado la suya!

sábado

Destruir (破壊 Hakai壊) Mejor escena de #DragonBallSuper

Qué bonito sería poder soplarse a algunos así, sólo porque te irrespetan.
No habría corruptos ni bonitos que se queden con las mujeres.
Le envidio, señor Beers.
Por cierto, ¿el señor Whiss es o no es?
Siempre hay forma de enfrentar, resolver y hasta borrar los problemas o lo que te dé la gana, siempre que seas un dios de la destrucción (este dios es con d minúscula porque es un dios falso, el único y verdadero se escribe con D mayúscula, manga de ignorantes la mayoría de casi técnica y altamente todos los que me leen, menos quienes ya lo sabían).

Ese poder para hacer lo que dije y me da flojera volver a escribir se llama Hakai, que según la Wiki de Dragon Ball es, lo que copio y pego a continuación (valórenme el esfuercito, tipo estudiante usando El Rincón del Vago):  

La técnica posee varios modos de uso. Un modo consiste en tocar el objeto el cual se transforma en arena para luego desaparecer, o simplemente se destruye. Otra forma de usarlo, siendo el más visto en la serie, es apuntar al enemigo u objeto con la palma de la mano, cruzando el pulgar, luego pronuncia el nombre de la técnica, borrando de la existencia al objetivo. Esta técnica es incluso capaz de borrar de la existencia a seres sin cuerpo como puede ser el Dr. Mashirito como fantasma.

Para mayor información, use Google, sea flojo como yo.

Este escena utilizando dicha técnica está considerada la mejor escena de DRAGON BALL SUPER y quizás hasta sus antecesoras, Dragon Quest, Dragon Ball, Dragon Ball Z y la apestosa Dragon Ball GT.

Dicha consideración fue hecha por los expertos que viven en mi mente aún cuando estoy bien medicado. Y yo la refrendo.

Sí a usted esta escena, tomada de la Saga de Gokú Black en Dragon Ball Súper no le gusta, le aviso que los fines de semana de 5 a 6 estoy en la Av. David Concepción de Maracay caminando y usted puede buscarme para que nos demos unos coñazos montados en la baranda que sirve como defensa vial hacia la canal de aguas sucias que pasan por allí a ver quien cae primero. Así defiendo yo todo en lo que creo, y ésta escena es mejor que tener sexo con la comadre cuando el compadre no está, que es como comer conejo al vino con tajadas.

Vean y disfruten y busquen la saga, Cartoon Network como que no la pasa, pero sí Hora de Aventuras, que también hiede, pues CN no sabe defender la calidad. Y en español latino porque a Gokú hay que oírlo con la voz de Mario Castañeda para qué sé yo, pero se oye muchísimo mejor que otras voces.



Referencia:  http://es.dragonball.wikia.com/wiki/Destruir
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...