loading...

sábado

Entrevista Inusual: José Luis Torres "@MrTinaquillo"

Imagen de la ex-novia de José Luis Torres, la en ese instante desconocida Jennifer López.
Ella lo dejó para ser la perdedora que es por estar sin él.
Eso es lo que él dice.
JOSE LUIS TORRES RODRIGUEZ, conocido en el Stand Up Comedy venezolano como “Tinaquillo”, nombre artístico tomado de su lugar de procedencia (Estado Cojedes – Venezuela) es un comediante, facilitador, locutor, motivador, instructor, cantante sesentero, setentero y ochentero, padre, esposo, escritor y comedor de comida de carretera venezolano.
Forjado en el célebre y desaparecido lugar de comedia “Moulin Rouge” de Caracas con Carlos Sicilia y su manera auto-didacta. Sus rutinas de comedia son las más depuradas del país, comentario que no debe molestar a quienes no la tenemos así, sino instarnos a aprender.           
No le identifica ninguna frase. Va para 50 años, aunque pone mucho énfasis en decir “no me gustan los cumpleaños”, por razones que ustedes deben ver en su show o videos en su canal. Él querría haber nacido en el 69, no sabemos el porqué.
Debutó en la comedia hace 9 años, él lo expresa y justifica así: “Me perdí 40 años, pero me estaba formando, un poco más que Jesús”. La verdad que de 49 años puedo considerar que he vivido 80, ha sido una vida diversa, divertida, emocionante, fascinante, de oportunidades, de ilusión, de magia, hasta que llego la revolución”.
Comentando sobre sus gustos, cuenta que el más extraño es el comer Carré (marca de chocolate carísimo que se usa para endulzar secretarias en oficinas públicas y a amiga gorda de la que te gusta para que te ayude). Le es extraño porque como nunca tiene plata, nunca lo hace. Su gusto más común, ir al baño. También nos los recomienda, por lo barato.
En él ámbito de los estudios, manifiesta que una vez hizo un estudio de grabación, pero quebró. Nunca pudo hacer un estudio de cine.
La Cachapa, con mantequilla y queso es su comida favorita. Eso sí con una Coca-Cola® fría. Y la Coca-Cola® que sea de Farmatodo (farmacia famosa) que es donde se consigue más barata en mi pueblo.
Cuando le preguntamos sobre su familia más cercana, responde tajante
“La mía”.
¿Familia lejana que frecuentas o toleras?
Siempre he pensado que los que atienden en la panadería de la esquina, son más familia mía que los primos lejanos. Nos vemos es de velorio en velorio.
En al ámbito de la comedia y sus tras bastidores actitudinales y aptitudinales.
La edad y la comedia, ¿son una incidencia de cambios como en la vida actoral?
Yo pienso que cambias, pero más por edad que por comedia. Doy gracias a Dios que llegué a la comedia a los 40 años, así no la tomé como una oportunidad de ir a un sitio y tomar alcohol hasta que se me borrara la mente, veo la comedia como una profesión seria y responsable.
Por cierto, ¿sabías que la risa rejuvenece?, aunque conmigo falló esa teoría.
¿Momento más incómodo en la comedia?
Una vez estuve en una fiesta privada en mi pueblo, uno de los dueños de casa ya estaba borracho y desde que comencé a hacer el show se paraba a cada momento y decía: “Hazme reír, tú no me haces reír nada”, ese día oré y agradecí a Dios que no tengo permiso para portar armas.
La música y el humor, ¿de verdad enamoran?
¡Por supuesto que sí!, la música otorga el romanticismo y el humor la inteligencia, pero si eres feo como yo, no ayuda de nada.
Cuando eres feo tienes que recurrir a otros recursos inimaginables como: hablar paja parejo (pendejadas sin parar), escuchar todas las mentiras de la chica o gastar lo que tienes y lo que no tienes.
¿Te han negado algo por el hecho de ser comediante?
Si la Visa Americana, me dijeron que casi todos los chistosos del  país son políticos.
José Luis Torres "Tinaquillo"
Los recovecos de la mente y alma, en el día a día.
Si tuvieras  una bolsa llena con mil metras (canicas), ¿qué harías con ellas?
Contarlas a ver si es verdad; a veces te joden y te dan novecientas noventa y nueve. Es más seguro que te den un kilo.
Te dan un terreno y presupuesto para construir algo para la comunidad, ¿qué sería y cómo lo mantendrías?
No lo dudaría, una sala de Teatro de bolsillo, con una habitación…. Presentaría en mi sala show de humor a bajo costo y daría talleres para formar nuevos comediantes. La habitación, es por si sale un chance, los hoteles están muy caros.
Su humanidad cuando no habla de humor.
Lo que nunca esperaste ver y que te ha tocado ver.
Una Venezuela destruida y abandonada. Eso no lo imagine jamás.
En qué quedaron tus estudios, visto desde éste momento de tu vida e historia contemporánea.
No tanto los míos sino los de los demás. Tengo amigos que son médicos, ingenieros, contadores y andan pelando más que yo. Es injusto como se esfuerza la gente en este país para que al final te cierren todas las puertas.  Si quieren hacer plata en este país estudien para ser Alcaldes.
Una gran tristeza que luego el paso del tiempo haya transformado en un alivio o hasta en una alegría.
La partida de mí querida abuelita… Fue una gran tristeza, pero siento alivio de que pasó a una mejor vida y no tenga que seguir sufriendo una enfermedad en La Tierra.
Si perdieras un sentido, ¿cuál quisieras que fuera?
El del olfato. No puedes oler, pero si saborear.
Deseo de vida actual
Llegar lejos... Por eso camino todas las mañanas.
Deseo de vida para la vejez y la eternidad
Para la “vejez”, que le den una pensión digna, ya está bueno y para la “eternidad”, no sé si llega por allá la pensión pero se la hubiesen mandado con el Supremo.
De su creatividad y entorno
Los pensamientos más recurrentes en la carretera, manejando o en transporte público.
Es mi momento ideal para ensayar o dibujar una nueva rutina en mi mente, lo aprovecho mucho, eso sí cuando me lo permiten los cachaperos, charleros y hasta el propio colector.
Aunque sabemos que progresivamente se unen, pero ¿En qué contrastan el lápiz y el cuaderno con el Word y los videos en tu vida?
No lo creerás pero soy amante de comprar cuadernos, cuando emprendo nuevos proyectos prefiero escribirlos en un cuaderno y no en el  computador. El Word es rapidez y facilidad, mi primer y único libro lo escribí en esta herramienta, pero mis proyectos van en lápiz y papel. De hecho la guía para mis videos o parodias van en papel.
Si te tocara hacer tu rutina sentado, ¿qué harías sentir al público?
Que estoy parado.
De su canal de YouTube:
Final
Pausado, tranquilo, de vista pendiente de lo que le rodea, respetado por el gremio de comediantes (caso sin igual, diríamos que casi único), así es “Tinaquillo”. Por lo cual nos atrevemos a hacer la pregunta que ningún periodista hace, por miedo a la respuesta:

¿Qué te pareció esta entrevista?
¡Ah! ¡Era una entrevista!, ya me estaba preguntando qué vaina era esta. Pero tengo que decir que me parece bien, porque caso contrario no la publicas.

Hasta una próxima entrevista, si conseguimos a otro comediante que se deje entrevistar. Humor y Paz, personas que me leen.

Lcdo. Argenis Garnica Serrano
C.N.P.: 22.232

@Humoristech

lunes

Gran Canaria, tan sabrosa como lo que te parece sabroso

Cuando usted piensa en viajar, lo primero que piensa -obviamente-es no quedarse donde está. Porque eso sería hacer viajar esa imaginación que hace despegar las lágrimas. Yo le invito a pensar en alquiler villas playa del ingles algo que de seguro no estaba pensando. Y sí lo hacía, es que somos almas gemelas (menos sí es hombre, yo allí no concurso).

Porque más que buscarse un hotel Trivago o para más o menos vagos, dependiendo de cuántos haya en su familia, lo mejor es alquilar una villa con todo. De esa manera, lo que hace es trasladar su casa a otra casa que es como su casa. Eso sí, aquí hay una diferencia, el hombre debe cocinar, porque sí la mujer no descansa en ese periplo, usted caballero, no descansará el resto de su vida.

Levantarse temprano por la mañana (al viajar no se puede perder tiempo, el descanso en un viaje es principalmente, gozar sin descansar, ya dormirá al volver a su trabajo), bueno, como escribía, levantarse temprano y darse un chapuzón en una piscina, ver el mar de cerca e ir a echarse otro chapuzón, tenderse al sol en la arena o en su silla extensible, disfrutar del cielo, el sol, la brisa, las palmeras, cómodamente y con el sentirse en un hogar. Sí hay algo más sabroso que eso, compárelo con lo que viene.

Disfrutar del submarinismo, los deportes extremos y de aventura, de la naturaleza, para volver luego a casa con un bronceado, físico y capacidad pulmonar que causen envidia, eso se llama sabrosura.

Si quiere ver Congresos, allá va toda Europa a realizarlos, por cómodos, económicos y con organización tal que uno se olvida de las fiestas patronales de su pueblo donde se roban a las muchachas y algún borracho hace su gracia ante la puerta del jefe civil. Y si lo que quiere es ver la ciudad desde otros ojos, allá te alquilan drones para que veas con su cámara y sientas el cielo con tus dedos. Eso es tecnológicamente sabroso.

Pasar la tarde contemplando museos, la gastronomía, la historia, los teatros y cines famosos y de clase (de esos que uno se toma muchas selfies delante de ellos porque son mejores de los del lugar donde usted vive, excepto sí ya vive en Gran Canaria), eso es sabroso.

En las noches, las discos, la luminosidad, la algarabía (mayor en el carnaval de Gran Canaria que le ronca en espíritu y sin miedo a muchos otros). Paseos y diversiones familiares, para parejas, tanto heterosexuales y gais y también entretenimiento para los solteros, que no sienten depresión de andar dándose cariño solos, porque están en un paraíso de  disfrute total.

Aquí en Gran Canaria, el que alquila o compra una villa, se gana una silla, pero de rey o reina, príncipe o princesa (usted elija). Porque esa villa que alquiló para vacacionar o para residenciarse por gran cantidad de tiempo, es el epicentro de su diversión, paz, culturización y de ser uno con la naturaleza.

Sí no coge consejo, pues no sé qué más irá a coger, ya que lleva las de perder, como esos que dicen el mal chiste sobre las Islas Canarias, el de “voy de viaje para cambiarle el agua al Gran Canaria”. Apostamos a que ese no es gran.

sábado

Yo no voy a emigrar de Venezuela

"Pronto, los venezolanos que se fueron serán recibidos por el mural de Cruz Diez en Maiquetía, sonriéndoles". @Humoristech.

Mucho se me ha consultado como venezolano si me voy a quedar en el país para poder llevar una vida mejor a la que tengo sólo porque dicen que nicolás maduro ha tenido algunos problemas, especialmente problemas mentales, algo que es falso ya que él no posee mente.

Como dice la colega Flor Francisconi, palabras más, palabras menos, ¿para qué coño me preguntan eso sí no me van a ayudar con el pasaje?, lo que se traduce en que sólo lo hacen para que me joda como ellos, me fortalece en mi respuesta tajante y que grito acá con los dedos, en mayúsculas: YO NO ME VOY A IR DE VENEZUELA, Y PUNTO. 

Que se les queden sordos los ojos con mi verdad.

Y es que el irse del país es extremadamente doloroso, más sí siento profundo respeto y doy mi apoyo incondicional, de corazón, fraterno y hasta acepto transferencias en PayPal o bitcoin en agradecimiento por ser pana de quienes se van a que les vaya bien en otro país.

El dolor principal para mí, es el levantarse a las 4 de la medianoche (sí, medianoche) un día laboral, que es sólo un 10% menos letal que hacerlo un fin de semana, vacaciones o no laboral, para ir a hacer una cola para apostillar los documentos que ya deberían salir legales de nuestras casas de estudio, pero no, acá hay que poner trabas a quien se quiere ir y dar razones para que yo me quede. Ya por allí, Chile, Panamá, USA, España, México, Colombia, me están perdiendo.

Luego, comprar el pasaje y adquirir el pasaporte. Vendiendo todos mis ensere, quizás no llegue a comprar el pasaje. Y pedir prestado a mis amigos es pedir limosna a otros pobres y menos me prestarán porque al saber que me voy, dudarán que les pague. Claro, juzgando por su condición, ya que ellos son bien mala paga.

Despedirme de mis padres es doloroso, de mi papá porque pierde un hijo al que le compra el pan, le trae tostones, le trae el vuelto cuando le hace un mandado, y eso le va a pegar y de mi mamá porque ella cocina sabroso, plancha bien, lava estupendo, friega sensacional, zurce maravilloso, tiende las camas como con escuadra y nivel. ¿Quién en su sano juicio se va a ir de dos seres tan espectaculares?, eso es difícil de abandonar.

Ir a otro país a hacer cosas que no hago acá, es penoso. Entre ellas cocinar, lavar, planchar, trapear, zurcir, pagar cuentas, organizar. Esa sería una ofensa a mi casa donde nada de eso hago. Y más grande, porque lo haría por el vil metal y por artículos de primera necesidad y necesidades impuestas. Yo no soy un cruento villano.

Tengo primos que se han ido a otros países y han tenido que lavar platos y copas para costearse sus estudios y alquiler. La han pasado fuerte, pero volvieron a Venezuela a hacer su vida con dignidad pese a todo, siendo los mejores en su campo, de lavar platos y copas.

Aprenderme el número de las calles, código de país, nombres de los nuevos vecinos, ver organización, producción, abastecimiento, seguridad, me podrían crear un infarto por la emoción y muerto, ¿quién me llevará flores en una tumba de otro país?, ya de por sí es arrecho que alguien vaya a mi velorio acá y mucho más, a lavar mi tumba. Por ello tuve que comprar ya mi lápida a la que le grabé la frase, “CUANDO NO SE PUEDE, NO SE PUEDE”, que explica mucho para quien quiera entender. Sí usted no la entendió, es que no quiere.

Así que yo me quedo en Venezuela por éstas y muchas razones más derivadas a que no sé cuidarme por mí mismo y seré como un metrosexual en una cárcel venezolana. Al menos, sé votar y sé quejarme como debe ser, así que soy inútil conmigo mismo, pero no parásito para el país.

Mis venezolanas y venezolanos que se fueron del país, sean felices es lo que quiero, mientras extrañen y vivan a Venezuela, todo está bien. Mal es que en vez de extrañar las cachapas y galletas Susy, extrañen Sábado Sensacional. 

De ser así, no vuelvan, ya los marginales están completos.

miércoles

De cómo caí Preso (de @ReubenMorales)

DE CÓMO CAÍ PRESO 
Reuben Morales 

Sonó la alarma, me levanté, me cepillé, me vestí y cuando bajé, ahí estaban rodeándome con sus uniformes marrones. Se trataba de todos los pupús de los perros de mis vecinos que decoran la calle en donde vivoEran demasiados por todos los flancosNo podía salir. Dar un paso en falso, me costaría la suela de un zapato y una posible amebiasis (siempre y cuando el regalito del perro no estuviese fresco y me provocara un resbalón, dejándome plantado de nalgas en la acera). En ese momento comprendí algo demoledor: estaba preso en mi propia calle. 

Me devolví a mi apartamento, agarré los binoculares y me puse a divisar con detalle dónde se encontraban estas minas terrestres perrunas. Hice un mapa y lo programé en el GPS de mi teléfono con el fin de hallar el camino correcto para llegar hasta la parada de autobuses sin pisar una. El teléfono colapsó. En mi calle es más difícil pisar acera limpia, que sucia de “caquita” de perro. Porque así le llaman algunos dueños: “caquita”. Pues les informo a los “dueñecitosComienzo a sospechar que ustedes no tienen perros, sino ganado, porque los tamaños de algunas “caquitas” alcanzan para abonar un campo de fútbol entero 

Me devolví a mi apartamento. Acto seguido le escribí un correo a la ONU y al ACNUR -la oficina encargada del tema de desplazados por minas terrestres. Llamé a Juanes para dar un concierto en mi calle con el fin de despertar la conciencia sobre estas minas caninasHemos llegado a un punto en donde no pueden entrar ni salir peatones a mi calle. Estamos realmente presos. Sumado a eso, según varios estudios, los excrementos de ciertos animales estimulan el efecto invernadero en el planeta, aumentando el calentamiento global. Ahora entiendo por qué en mi calle ya se siente como Maracaibo en Semana Santa. 

¡Pero eso sí! ¡Vayan temblando, dueños de mascotas de mi calle! El día final se acerca. Ya pronto me convertiré en el superhéroe justiciero de las heces caninas. No les sorprenda si un día regresan a su casa y ven un regalote en la puerta de sus casas. No se sorprendan si un día están paseando su querido mejor amigo del hombre y desde mi balcón les cae una bomba de agua o una bola de papel toilette mojado. 

Sin embargo debo agradecerles los anaqueles de pupudrilos exhibidos día a día en nuestra calle. Poco a poco han ido formando un muro natural de contención para protegernos de los malandros que entran a robar en motos. Esos panes franceses de sus perros ya han provocado la retirada de varios antisociales asqueados. 

Ahora, ¿y si era yo el equivocado? Por eso, cuando llegó el tercer día de mi encarcelamiento, decidí pasar la noche en vela, en plena calle, para comprobar algo. Quizás mis vecinos sí recogían los submarinos de sus perros. Quizás eran los perros callejeros quienes venían a hacer sus necesidades en nuestra calle. No lo sé. Pasaron las horas y como a las tres de la mañana llegó una bandada de cuatro perros callejeros. Me puse alerta a ver qué hacían y me escondí detrás de un carro para observarlos de cerca. No sé si era mi insomnio o el fuerte olor de la calle, pero comencé a escucharlos hablar. Lo hacían en perfecto español. De hecho uno de ellos comenzó a decirle al resto que iba a escribir un artículo, pues ya estaba hartoDesde hace unos años para acá, por cualquier calle de Caracas que caminaba, siempre encontraba un charco de orine humano. Esya lo estaba haciendo sentir preso. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...

...